Economía

Contraloría se ratifica contra el Banco Agrario

EL CONTRALOR Edgardo Maya Villazón dijo que el organismo estableció que frente a los incumplimientos y retrasos en la transferencia de los recursos recaudados, el Banco Agrario se limitó a realizar gestiones de cobranza ordinarias, como si Estraval fuera deudor de un contrato de mutuo, sin que hubiese realizado gestiones tempranas tendientes a mitigar el riesgo de pérdida.

 

Para la fecha en que el Banco Agrario adoptó la decisión de revocar el mandato de administración, cobro y recaudo de cartera para asumir dichas actividades de manera directa, la sociedad Estraval ya había entrado en liquidación judicial ante la Superintendencia de Sociedades

 

BOGOTÁ

Contraloría General de la República ratifica sus cuestionamientos al Banco Agrario,  en torno al incumplimiento de los criterios y requisitos establecidos por la propia entidad financiera para la selección de los originadores e intermediarios en el negocio de compra de libranzas,  con los cuales celebraría y realizaría este tipo de operaciones.

Frente a al pronunciamiento del Banco en torno a hallazgo de la Contraloría por más de 19 mil millones de pesos, el ente de control reitera que no se   efectuó un análisis y valoración integral de los riesgos a los que se exponía con la celebración de este tipo de operaciones, teniendo como contraparte a Estraval, aspecto este de la mayor relevancia si se tiene en cuenta que el Banco Agrario delegó en Estraval funciones esenciales del negocio, como lo fueron las consistentes en administrar, cobrar y recaudar los valores que componían la cartera adquirida a esta misma entidad intermediaria.

En lo que tiene que ver  con la oportunidad en la que el Banco Agrario procedió a efectuar la revocatoria del mandato de administración, cobro y recaudo de la cartera que había suscrito con Estraval, la Contraloría estableció que frente a los incumplimientos y retrasos en la transferencia de los recursos recaudados, el Banco Agrario se limitó a realizar gestiones de cobranza ordinarias, como si Estraval fuera deudor de un contrato de mutuo, sin que hubiese realizado gestiones tempranas tendientes a mitigar el riesgo de pérdida.

Así mismo se determinó que para la fecha en que el Banco Agrario adoptó la decisión de revocar el mandato de administración, cobro y recaudo de cartera para asumir dichas actividades de manera directa, la sociedad Estraval ya había entrado en liquidación judicial ante la Superintendencia de Sociedades, entidad que para ese momento ya había ordenado poner a su disposición los recursos de Estraval según Auto 400-000383 del 26 de mayo de 2016.

De esta manera es claro que la decisión de revocar el mandato de administración, cobro y recaudo de la cartera de libranza adquirida a Estraval, se adoptó de forma tardía, lo cual se tradujo en que al Banco Agrario no le fue posible obtener la transferencia de los recursos que con ocasión del mencionado contrato ya habían sido descontados en los créditos de libranza, sin dejar de resaltar que para esa misma fecha, la Superintendencia de Sociedades ya había admitido la reorganización Empresarial de Estraval y que como medida cautelar también había ordenado poner a su disposición los recursos de Estraval.

La Contraloría igualmente recuerda que  le compete vigilar el uso correcto de los recursos públicos, independiente de su cuantía o representatividad de la misma.

Si bien es cierto el Banco Agrario solicitó al liquidador de Estraval ser reconocido como acreedor de Estraval y subsidiariamente como afectado, también lo es que el Banco Agrario  no fue reconocido como afectado por el Liquidador, decisión que valga resaltar fue confirmada por la Superintendencia de Sociedades mediante Auto No. 400-005146 del 24 de febrero de 2017.

Según la información recaudada y evaluada por la Contraloría, la sociedad Estraval en liquidación, no cuenta con los recursos necesarios y suficientes para atender las reclamaciones que por un valor superior a $549.000 millones fueron reconocidas a personas naturales y jurídicas, situación que en todo caso no cobija al Banco Agrario.

Se aclara que aún en el evento en que el Banco sea reconocido como acreedor de Estraval, el valor de los recursos de que dispone esta entidad no alcanzarían a cubrir las pretensiones del Banco Agrario.

A la fecha el Banco Agrario ya presentó ante la Contraloría las explicaciones correspondientes, las cuales fueron objeto de análisis e incluidas en el informe final de la auditoria regular practicada a dicha entidad bancaria, el cual se encuentra liberado.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *