Columnistas

A Santa Marta

 

Dime oh hermosa ciudad tu antigua historia…

¿de quién fuiste parida?

Cuéntame de tus primeros días…

¿qué hacían los mortales de antaño en tu seno?

De España dicen que llegaron unos…

te idearon, te crearon, te poblaron…

y luego, con el tiempo…

Te convertiste en resguardo de muchos otros,

de aquellos que arribaron de todos los rincones,

de quienes el reposo y solaz hallaron en tus playas.

Hoy, después de muchas noches, después de tanto días…

tus fronteras se hacen invisibles, para acoger, con singular encanto…

a todo el que tus alegres plazas pretende recorrer…

 

Por
Victoria Bayter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.