Deportes

Florencia dice adiós a Davide Astori

Todos los jugadores ‘Viola’ rezaron ante el ataúd de su capitán, fallecido por un problema cardiaco mientras dormía en un hotel de Udine horas antes de tener que jugar con su equipo ante el Udinese.

 

El centrocampista croata Milan Badelj, segundo capitán de los “Viola”, tomó la palabra para hablar de un jugador “simple, directo y pragmático, pero no como los otros”.

 

Florencia rindió un último homenaje a Davide Astori, capitán de la Fiorentina fallecido en la noche del sábado al domingo, en un emotivo funeral al que asistieron miles de personas delante de la Basílica Santa Croce.

Al lado de la familia y los amigos de Astori, muerto cuando dormía, a sus 31 años, se juntaron grandes nombres del fútbol italiano de ayer (Baresi, Totti, Van Basten, Zanetti) y hoy (Buffon, Chiellini, Nainggolan, Candreva), a partir de las 10h00 locales en la Basílica, uno de los símbolos de la ciudad toscana.

Alrededor del féretro, decenas de coronas de flores y dos camisetas, la de la Fiorentina y la de Italia, con la que Astori jugó en 14 ocasiones.

 

Y en la explanada se arremolinaron varios miles de personas, aficionados de la Fiorentina o no, pero todas muy emocionadas, que se acercaron para rendir homenaje al exdefensa, que será enterrado cerca de Bérgamo (norte), de donde era originario y donde todavía viven sus padres.

El centrocampista croata Milan Badelj, segundo capitán de los “Viola”, tomó la palabra para hablar de un jugador “simple, directo y pragmático, pero no como los otros”.

Tanto la Fiorentina como el Cagliari, el club con el que debutó en Serie A, anunciaron que la camiseta N.13, portada por el antiguo internacional italiano en ambos clubes, será retirada.

 

“Tus padres no fallaron en nada contigo, Davide. Eres el hijo y el hermano que todos querrían tener. Eras el fútbol, el de los niños. Y todos los que quedan tendrán el deber de contar a tu princesa Vittoria quién era Davide, un hombre con una H mayúscula”, dijo Badelj en referencia a la hija de Astori, de dos años.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *