Sociales

El mensaje del Papa en Domingo de Resurrección

El papa Francisco invitó a dar frutos de paz para ayudar a los países más golpeados como Venezuela y Siria./ AFP

 

El Papa Francisco presidió la Misa de la Pascua de Resurrección ante miles de personas en la Plaza de San Pedro e improvisó una homilía en la que destacó 3 aspectos de la resurrección: la sorpresa, las prisas, y en qué afecta a cada uno.

Francisco habló del anuncio de la Resurrección que “desde los primeros tiempos de los cristianos iba de boca en boca. Era el saludo: ¡Cristo ha resucitado!”.

“Los anuncios de Dios son siempre sorpresas, nuestro Dios es el Dios de las sorpresas. Y así, desde el inicio de la historia de la salvación, desde nuestro padre Abraham, te sorprende”, explicó.

El Papa dijo entonces que “es importante caminar, correr, para ver esa sorpresa, ese anuncio. También hoy sucede en nuestros barrios, en los pueblos, cuando pasa algo extraordinario la gente corre a ver”.

Por tanto, “ir con prisa”. “Las sorpresas, las buenas noticias, se dan siempre así: de prisa” y “en el Evangelio hay uno que se toma un poco de tiempo, no quiere arriesgarse, pero el Señor es bueno, lo espera con amor: es Tomás”.

El Papa Francisco expresó otra pregunta antes de concluir: “Y yo hoy, en esta Pascua de 2018, ¿yo qué?, ¿tú qué?, ¿yo qué?”.

En el Domingo de Resurrección, el pontífice también oró por el fin del “exterminio” que vive Siria.

El Papa Francisco pidió en su tradicional mensaje Urbi et Orbi el fin del “exterminio” en Siria, abogó por la “reconciliación” en Tierra Santa y una salida “justa, pacífica y humana” en Venezuela.

El Papa Francisco improvisó una Homilía para la misa de Pascua en la plaza San Pedro, el momento litúrgico más importante de la tradición cristiana que conmemora la resurrección de Cristo.

En su mensaje deseó que el mundo obtenga “los frutos de la paz” y recordó varios de los conflictos que vive el planeta.

En particular pidió el fin del “exterminio” en Siria y abogó por la “reconciliación para Tierra Santa”, refiriéndose a los mortíferos choques del viernes en la frontera entre Israel y Gaza.

El Papa Francisco también se refirió a Venezuela, para quien deseó una salida “justa, pacífica y humana” a la crisis política y humanitaria.

“Suplicamos frutos de consolación para el pueblo venezolano, el cual -como han escrito sus Pastores- vive en una especie de ‘tierra extranjera’ en su propio país”, afirmó el pontífice argentino.

Y deseó que “por la fuerza de la resurrección del Señor Jesús, encuentre la vía justa, pacífica y humana para salir cuanto antes de la crisis política y humanitaria que lo oprime, y no falten la acogida y asistencia a cuantos entre sus hijos están obligados a abandonar su patria”.