Actualidad

‘Renegociar el TLC con EE.UU. es desproporcionado’

La exministra María Claudia Lacouture, presidenta de AmCham, sostuvo que el aumento de aranceles por parte de EU al acero y aluminio se puede revertir con diplomacia comercial y prudencia política.

Ante la polémica surgida en el país por la decisión del Gobierno de EE.UU. de imponer aranceles del 25% para la importación de productos de acero y 10% de aluminio sin excluir a Colombia, la Cámara de Comercio Colombo-Americana (AmCham), señaló que Colombia debería tener un trato diferenciado por el TLC.

 

“Es importante recalcar que, si bien es necesario lograr un acuerdo que no afecte las exportaciones colombianas, es preciso entender que la medida no ha sido impuesta de manera unilateral a Colombia, sino que hace parte de una política global, por lo que el manejo institucional, la prudencia política,  la diplomacia comercial y el acompañamiento gremial resultan vitales en este momento”, aseguró la organización.

Pese a la polémica, las razones de seguridad nacional que argumentó Estados Unidos para imponer aranceles de acero y aluminio están contempladas en los mecanismos del Tratado de Libre Comercio entre los dos países.

Según la Cámara de Comercio, No se puede llamar incumplimiento aquello que se ha negociado dentro de los acuerdos comerciales. “Colombia cuenta con un TLC que incluye las acciones que se deben tener en cuenta cuando se habla de seguridad nacional. Si bien Colombia es un país amigo, que no genera ninguna amenaza, los caminos para trabajar son los de la diplomacia comercial, como lo ha hecho el Gobierno Nacional”, añadió.

Pese que la medida fue impuesta a varios países de todo el mundo, la administración estadounidense estableció el conducto que deben seguir los países interesados en ser eximidos de estos aranceles, proceso que ha cumplido el Gobierno Nacional.

Datos del sector muestran que la participación de Colombia en el mercado del acero y el aluminio de Estados Unidos es menor al 0,5%, sin embargo,  existen empresas colombianas afectadas por esta medida. El Gobierno aseguró que está trabajando en alternativas para minimizar el impacto de la medida sin considerar la posibilidad de ser eximido.

“Hoy debe imperar la prudencia, mantener la diplomacia comercial y el trabajo con las empresas estadounidenses que compran los productos colombianos para mostrar la mínima injerencia que nuestras exportaciones tienen en el mercado de Estados Unidos y por ende en la justificación de seguridad nacional”, aseguró la Cámara Colombo-Americana.

COLOMBIA ES SOCIO ESTRATÉGICO

María Claudia Lacouture, presidenta de AmCham, sostuvo que el aumento de aranceles por parte de EU al acero y aluminio se puede revertir con diplomacia comercial y prudencia política

La petición del presidente de la Asociación Nacional de Empresarios de Colombia, Bruce Mac Master de renegociar el Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos, fue calificado como de desproporcionado, inoportuno y sin fundamento por la presidenta de la Cámara de Comercio Colombia Americana, AmCham, María Claudia Lacouture.

La exministro de Estado dijo que el TLC ofrece a los empresarios reglas claras y estabilidad en los negocios y desligó de una vez que las medidas arancelarias tomadas por el gobierno de Donald Trump contra el hierro y el acero importado por Estados Unidos rompan el acuerdo comercial.

Luego de las decisiones del gobierno de Estados Unidos sobre aranceles de acero y aluminio ¿cómo se ven las relaciones comerciales entre los dos países?

Las relaciones entre los países no dependen de coyunturas. Esta medida es global, no exclusiva de Colombia. Estados Unidos ha sido y seguirá siendo el principal socio comercial de Colombia. Además tenemos que darle a las situaciones su real proporción. Incluso tenemos instancias por delante. Los gobiernos mantienen abierto el diálogo y ciertamente se puede revertir la situación con diplomacia comercial y prudencia política. Tampoco olvidemos que es una medida que afecta a todos los países. Cuando uno lee lo que se dice por aquí y por allá pareciera que fuera un tema solo para colombianos.

¿En esta decisión del Gobierno de Estados Unidos hay algún incumplimiento del TLC suscrito por las dos naciones?

De ninguna manera. El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, fue muy claro en señalar que la medida de imponer o elevar los aranceles para las importaciones de acero y aluminio corresponde a un tema de seguridad nacional y nada tiene que ver con los acuerdos comerciales que ese país tiene vigentes. Es, además, e insisto en ello, una decisión que impacta a todos los países y no está enfocada a un mercado en particular.

Se habla desde la Andi de renegociar el TLC con Estados Unidos, usted qué opina de esta posición?

Que es desproporcionada, inoportuna y sin fundamento. Existen mecanismos de verificación para revisar los procesos de implementación del acuerdo comercial y los cuales fueron convenidos por ambas partes en el proceso de negociación del TLC.

Saliendo de los problemas del acero y el aluminio ¿cómo van los negocios entre Estados Unidos y Colombia?

Estados Unidos es el principal socio comercial de Colombia. De hecho, según las cifras que publicó el viernes el Dane, entre enero y marzo de 2018, es el principal destino de nuestras exportaciones con un 26,9%. El año pasado representaron casi el 30%.

Entonces el TLC sí ha dado buenos resultados

El TLC ofrece a los empresarios reglas claras y estabilidad para los negocios. Si miramos las cifras de 2017, el año pasado Colombia exportó bienes y servicios por US$10.566 millones, el 62% correspondió a productos minero energéticos. En importaciones, el año pasado llegaron a los US$11.417 millones según los datos del Dane. En este punto es importante señalar que el 70% de las importaciones que hacemos desde ese mercado son productos que no se fabrican en Colombia.

Viendo el comportamiento de las exportaciones colombianas en lo corrido del año, ¿cómo ve usted el comportamiento de éstas?

El aumento de las exportaciones del país del 9,8% en el primer trimestre del año, según lo reportado por el DANE es un buen síntoma para la economía colombiana. Está ligado a la recuperación de la economía internacional de los últimos meses con lo cual se incrementan las importaciones internacionales. Recordemos que en 2017 la Organización Mundial del Comercio reportó un crecimiento del comercio del 4,7% superior al 3,6% que tenía proyectado y jalonado, según la OMC, por una recuperación en la inversión principalmente desde Estados Unidos. Para 2018 hay buenas expectativas, con un estimado de la OMC de aumento del comercio en 4,4% producto de la mayor confianza en los consumidores con lo cual se abre una ventana de oportunidad para incrementar en cantidad y precio nuestras exportaciones.

Sobre inversión ¿Qué se puede decir para lo que resta del año por parte de Estados Unidos en Colombia y de Colombia en el país del norte?

En términos de inversión, históricamente Estados Unidos ha sido el principal inversionista extranjero en el país. Sólo el año pasado fue superado por España. Sin embargo, en 2017, según los datos del Banco de la República, la inversión de Estados Unidos en Colombia ascendió a US$2.121,8 millones, creciendo 1,0% con respecto a 2016 cuando la cifra alcanzó los US$2.107,5 millones.

En el tema de inversiones con el posconflicto se abren nuevas posibilidades, ¿cómo las ven los empresarios norteamericanos? 

En materia de inversión desde Estados Unidos este año debemos ver el impacto que tendrá en general la inversión de ese país en el resto del mundo con la entrada en vigencia de la reforma tributaria que impulsó el presidente Trump y a través de la cual busca que las compañías fortalezcan su presencia y actividad productiva en el país para generar empleo y mover la economía. No obstante existen oportunidades como las obras por impuestos y los beneficios para Zomac que estamos ayudando a promover desde la Cámara de Comercio Colombo Americana, AmCham Colombia, para los empresarios interesados.

¿Cómo es presencia de empresas de Estados Unidos en Colombia?

Se estima que en el país hay alrededor de 570 compañías con sede o haciendo negocios en el país. Así mismo, es el principal emisor de viajeros hacia Colombia. El año pasado llegaron al país 529.013 estadounidenses, un 6% que en 2016.

Un sector importante para Colombia en la relación comercial el es turismo

En particular el turismo representa una oportunidad muy grande para impulsar la relación con Estados Unidos pues el crecimiento en las llegadas de estadounidenses puede crecer más en la próxima década si avanzamos en las tareas pendientes de promoción, desarrollo de turismo sostenible y fortalecimiento de producto en las zonas más vulnerables.