Columnistas

“Extraer”

Excelencia en el trabajo de extraer es la base de una propuesta de política pública para el sector extractivo.

De eso es que se trata, en realidad, cuando se mira el presente y futuro de actividades que tienen un impacto sustancial en la economía nacional.

Nada distinto puede decirse respecto de sectores que contribuyen en altísima proporción a las exportaciones de Colombia, son fuente de materias primas para la transformación, se convierten en insumos indispensables demandados por el sector agropecuario y determinan la salud o enfermedad de las finanzas nacionales.

Sin embargo, su imagen ante la opinión pública está atrapada en medio de falsos dilemas, posturas ideologizadas estériles y hechos reales, porque no puede hacerse caso omiso de ellos, que han afectado las comunidades.

Lo que debe buscarse, entonces, es excelencia en la actividad de extracción, es decir, excelencia económica, ambiental y social.

Su búsqueda parte de la base de que no se está frente a contradicciones reales sino de cara a complementariedades inexplotadas, e, igualmente, que es posible compatibilizar el aprovechamiento de los recursos del subsuelo y del suelo con el debido cuidado del medio ambiente y la creación de mejores condiciones de vida para las comunidades.

Para conseguirla es indispensable crear un marco permanente de diálogo y concertación con las empresas, las autoridades regionales y la población local.

Dicho escenario debe ser el Consejo para la Recuperación Empresarial y el Crecimiento Económico Rápido, Crecer.

Como deben considerarse asuntos específicos de gran incidencia en la nación, bajo esa sombrilla es conveniente crear el “crecer para la industria extractiva”, en el cual se analicen detalladamente todas las materias que la afecten, con el fin de tomar las medidas necesarias para impulsarla y defenderla.

Como complemento necesario, indispensable mejor, resulta aconsejable la realización de Consejos Comunitarios de Gobierno dedicados, exclusivamente, a tratar temas que tengan que ver con dicha industria.

Para hacer mayor claridad, solamente el diálogo empresarial y popular permanente, cercano y respetuoso permitirá que se definan, con los actores reales, las acciones y pasos adecuados.

Todo lo anterior requiere liderazgo presidencial, además, desde luego, de nuevos conceptos de comunicación de las empresas con los ciudadanos y de relacionamiento con las comunidades.

Por otra parte, y con el propósito de dar garantías de seguridad jurídica que estimulen la inversión, hay que reformar o derogar, lo que se necesite, las normas vigentes que puedan poner en peligro la propiedad privada o afecten el desarrollo de proyectos por la desnaturalización de las consultas populares municipales o las consultas previas.

Así mismo, es inaplazable el fortalecimiento de la institucionalidad minera y la promoción de la minería social y ambientalmente responsable.

En esta materia, hay que crear el Consejo Nacional de Desarrollo Sostenible, la Agencia Nacional de Impacto Ambiental y darle a una nueva oficina de Licencias Ambientales la tarea de control y seguimiento.

Contra la minería criminal debe actuarse con contundencia.

Tal determinación incluye la suspensión temporal de la elección popular de alcaldes en los municipios inundados de extracción ilícita, y misiones especiales de la Fuerza Pública, al igual que la estructuración de regalías de éxito para las comunidades que logren avanzar en la contención de un flagelo que hoy tiene una magnitud colosal.

Así mismo, hay que mejorar la capacidad de atraer inversión tomando medidas como los descuentos tributarios para las inversiones en activos fijos, la amortización acelerada de las inversiones y la operación con base en regalías variables, a manera de ejemplo.

Y tener presente la importancia de las complementariedades mediante la creación del “Fondo del Agua” y del “Fondo Sembrar”.

El primero para financiar con el 1% al que están obligadas todas las empresas grandes proyectos de preservación del agua, y el segundo reversando la equivocada decisión de este Gobierno sobre regalías, para crear un marco de financiamiento de proyectos de gran escala que beneficien a varios municipios o departamentos.

Todo lo anterior hace parte del plan “extraer”, Excelencia en la Tarea de Extraer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *