Google
www hoydiariodelmagdalena.com.co

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

HOY DIARIO DEL MAGDALENA
 
JUEVES 25 DE MAYO DEL 2017
EDITORIAL
Bolsas plásticas: es el turno de la ciudadanía
 
Como era de esperarse y lamentablemente es tan común en Colombia, la ley no sirvió para nada. Muchos son los casos en los cuales la misma gente se encarga de desnaturalizar las normas que expide el legislativo y las cuales suponen un mejor vivir.  Esta es una sociedad, como siempre lo hemos dicho, hipócrita, que se da golpes de pecho y moralista cuando le conviene. No guarda la misma compostura cuando ve amenazados sus principios y cimientos sobre los cuales se construyó . Y es que a pesar de la supuesta prohibición de comercializar y usar bolsas plásticas de menos de 30 centímetros en el país, en lo que se refiere a la ciudad de Santa Marta, así como en la nación entera, éstas se siguen utilizando como si la norma no existiera.

La verdad es que una gran cantidad de establecimientos comerciales continúan empacando lo que venden y muchos de ellos no en una, sino en varias bolsas plásticas que luego de ser usadas por poco tiempo, terminan en las calles, en los basureros, en los ríos y hasta en el mar, con todas las afectaciones a la naturaleza que ya se conocen dado que duran cientos de años en degradarse.

De hecho, el problema del plástico ha llegado a niveles tan alarmantes, que ya se conoce de la existencia de una aglomeración de ese material en el Océano Pacífico que supera en tamaño al departamento de Antioquia y es tan alta la presencia de ese tipo de contaminación en todos los mares del planeta que tiene en peligro de extinción a varias especies marinas.

Ahora, de vuelta en el ámbito local, resulta evidente que si realmente se quiere disminuir el uso de este tipo de material tan perjudicial y ante la indiferencia y la desidia de los establecimientos comerciales amparados en la negligencia de las autoridades para hacer respetar la ley, tal responsabilidad debe asumirla la ciudadanía.

Sí. Como ya ha ocurrido en tantos países del mundo, es hora de que sean los mismos ciudadanos quienes reaccionen y ante el daño irreparable que a diario se le hace al medio ambiente, comiencen a portar sus propias bolsas de tela a la hora de realizar sus compras, al tiempo que le exijan a tiendas y almacenes que detengan ese derroche de plástico.

Incluso, lo mismo podría aplicarse al uso indiscriminado de los pitillos en los restaurantes y en ese sentido un buen ejemplo puede encontrarse aquí mismo en el país, donde la Capital de la República ha dado pasos en la dirección correcta al lanzar una campaña y restringir el uso de tales artefactos, que como lo dice la publicidad “toma un minuto fabricarlos, 20 minutos usarlos, 200 años en descomponerse a la vez que causan la muerte de miles de especies marinas”.

El uso del plástico desechable no puede continuar en los volúmenes actuales y ante la negligencia del estado y el desinterés de muchos negocios, es hora de que el ciudadano del común tome riendas en el asunto.

 

Inicio opiniones Ciudad Regionales Nacion Politica Economicas Internacionales Sociales Deporte Judiciales Clasificados