Google
www hoydiariodelmagdalena.com.co

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

HOY DIARIO DEL MAGDALENA
 
MARTES 10 DE ENERO DEL 2017
Inicio opiniones Ciudad Regionales Nacion Politica Economicas Internacionales Sociales Deporte Judiciales
SOCIALES
Nuevo libro escrito por internos
desde las cárceles colombianas

ALEXANDER ÁVILA y Edward Riascos son dos de los 131 internos que escribieron en la octava versión de Fugas de tinta.

El libro 'Fugas de tinta 8', que recopila crónicas, cuentos, poemas y testimonios escritos por 131 internos de 21 cárceles del país participantes del programa ‘Libertad bajo palabra’, se lanzó con éxito en el Inpec.

La octava versión del libro ‘Fugas de tinta’ recopila una muestra del trabajo realizado el año 2015 por 330 internos que tuvieron la oportunidad de incluir la escritura como parte de sus vidas a través del programa ‘Libertad bajo palabra’, inscrito dentro de la Red de Escritura Creativa – Relata–, que apoyan el Ministerio de Cultura y el Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario, Inpec.

Un total de 131 textos entre crónicas, cuentos, poemas y testimonios hacen parte de esta publicación que, al igual que en las siete versiones previas, aborda especialmente las temáticas de la propia reclusión y de las historias de vida de cada recluso.

Los textos fueron escritos por internos de 21 cárceles de lugares tan diversos como Amazonas, Antioquia, Arauca, Atlántico, Bogotá D.C., Bolívar, Cundinamarca, Huila, Nariño, Norte de Santander, Quindío, Risaralda, Santander, Sucre y Valle del Cauca.

Durante el lanzamiento, que se llevó cabo en el Inpec, en Bogotá, dos de los internos que publicaron en el libro, compartieron con los asistentes su experiencia en el programa ‘Libertad bajo palabra’.


EL LIBRO
titulado  'Fugas de tinta 8', recopila crónicas, cuentos, poemas y testimonios escritos por 131 internos de cárceles del país.

"Hay algo muy bonito es este taller. Porque están creyendo en nosotros. Yo ya llevo 10 años. Me ha servido mucho. Ya no voy a delinquir. Me gustaría escribir un libro", dijo Alexander Ávila, quien participó en la octava versión de Fugas de tinta con el texto 'Libertad'.

De acuerdo con José Zuleta, coordinador del programa ‘Libertad bajo palabra’, que ya lleva una década de vida, “para los autores cautivos es muy importante que sus textos sean publicados, están muy orgullosos y algunos de estos textos se convierten en Best-Sellers dentro de las prisiones. Alguna vez el escritor Harold Kremer, que es uno de los editores, dijo: ‘ya quisiera uno poder escribir con semejante determinación y sinceridad”.

‘Libertad Bajo Palabra’ hace parte Programa de Escritura Creativa Relata, que pretende estimular la lectura crítica y mejorar la calidad de la producción literaria en las diversas regiones de Colombia, impulsando además la integración, circulación y divulgación de nuevos autores. De esta manera, se contribuye al fortalecimiento de los procesos culturales en el país, y se promueven la lectura y la escritura como pilares para el desarrollo social.

“Ha sido un trabajo terco, realizado en condiciones difíciles, y una experiencia de lectura del ser humano, de sus abismos y de su condición que difícilmente pueda imaginar un escritor (…). ‘Libertad Bajo Palabra’ es un proyecto que permite a las personas privadas de la libertad, encontrar ocasión para hablar consigo mismos, para reconstruirse reconstruyendo sus historias, para ser libres en la verdad de la literatura. Al leer los trabajos descubrimos valerosos testimonios que revelan el poder narrativo y el talento latente de los escritores que comenzamos a formar. Estas historias alcanzarán la calle antes que sus autores, llegarán a múltiples lugares; harán reír o llorar. Y así, de algún modo, quienes las escribieron serán libres”, dice Zuleta en la presentación del libro.

‘Libertad bajo palabra’ tuvo sus inicios hace diez años con un programa piloto que se adelantó en las cárceles de Cali, a partir del cual el Ministerio de Cultura decidió suscribir un convenio con el Inpec, para realizar seis talleres en diferentes centros de reclusión, a los que hasta la fecha se han sumado otras nueve instituciones carcelarias en todo el país. Así, hoy en día se cuenta con 21 talleres que han producido ocho libros publicados con textos de más de 400 internos.

Pero además de fomentar la escritura en los reclusos, el programa promueve la lectura como parte del Plan Nacional de Lectura y Escritura ‘Leer es mi cuento’, que busca aumentar los índices de lectura en el país. Todas las instituciones en las que se realiza ‘Libertad bajo palabra’ cuentan con una biblioteca que les permite a los talleristas proponer lecturas, trabajar para conseguir donaciones y mejorar la calidad de la literatura que se ofrece en estas bibliotecas a los internos.

Los talleristas seleccionan el tipo de lecturas que puedan ser importantes para los asistentes con el fin de ayudarlos a que se conviertan en nuevos lectores, puesto en muchos casos son personas que tuvieron dificultades para terminar su educación básica primaria.

Zuleta considera que los textos publicados son un documento valioso sobre Colombia, que debería ser leído por académicos, sociólogos y antropólogos, junto con todas aquellas personas interesadas en los diversos problemas sociales de nuestro país y por los colombianos en general, “pues son una manera de conocer otra realidad y apreciar la libertad”, concluye el coordinador de ‘Libertad bajo palabra’.