Artistas nacionales e internacionales de Jazz al Parque 2018

222

Entre las invitadas se encuentra Rene Marie, de Estados Unidos, nominada dos veces al Grammy en la categoría ‘Mejor álbum de jazz vocal’.

Las voces femeninas serán las protagonistas del Festival Jazz al Parque 2018, una fiesta musical que reunirá a algunos de los mejores exponentes de este género en el Parque el Country de Bogotá, los días 22 y 23 de septiembre.

La lista de invitados la encabeza Rene Marie, de Estados Unidos, nominada dos veces al Grammy en la categoría ‘Mejor álbum de jazz vocal’ en 2014 y en 2016; empezó su carrera musical a los 42 años de edad, desempeñándose como arreglista, artista teatral, maestra y compositora.

Otra figura destacada será Daymé Arocena, una de las más carismáticas y talentosas representantes de la música cubana actual, dueña de una voz excepcional con un estilo musical fuertemente enraizado en el jazz y la tradición afrocubana, mezclando los ritmos urbanos y electrónicos contemporáneos.

Además, la afamada saxofonista Jean Bunnet & Maqueque, premiada en múltiples ocasiones en los Premios Juno, considerados los Grammy canadienses; será una de las invitadas de honor en la edición 23 del Festival. Bunnet ha explorado la música afrocubana para demostrar la universalidad de la música y su capacidad de abrazar e interpretar cada género como suyo.

Actualmente lidera el grupo “Maqueque”, integrado por jóvenes mujeres cubanas, quienes también brindan su talento creativo, expresado en su más reciente álbum “Oddara” (que significa en la religión afrocubana “por siempre fuerza, alegría, felicidad”).

Los colores y la variedad de Jazz al Parque estarán a cargo de Josemi Carmona y Javier Colina de España, quienes presentarán ‘De Cerca’, su último trabajo discográfico que crearon en dúo. En él, estos dos músicos desarrollaron un diálogo profundo que contó con la participación especial del percusionista Bandolero; el repertorio abarca composiciones propias de Josemi en el flamenco, el jazz y las músicas de origen latinoamericano.

Desde Medellín llegará el cuarteto Itapoã, un grupo que llevará a los asistentes a un recorrido por la riqueza musical brasilera en diferentes décadas, con obras de los más importantes y reconocidos compositores. Géneros como la samba, el bossa-nova y la música popular brasilera estarán en esta edición de Jazz al Parque.

Cumbia & Jazz Fusión estará conmemorando sus 40 años con un ensamble de músicos barranquilleros dirigido por Einar Escaff, quien recreará, en un formato novedoso, la obra con la que el legendario contrabajista y compositor norteamericano Charles Mingus, se aproximó a la música tropical colombiana.

A este ensamble se le suman el saxofonista sincelejano Justo Almario y Alfredo Ramírez, percusionista colombiano. Con instrumentos tradicionales del folclor colombiano como las gaitas, la flauta de millo y los tambores raizales, los lenguajes musicales de la cumbia colombiana y el jazz norteamericano, se darán cita para conmemorar el aniversario de este disco fundamental en el desarrollo del jazz contemporáneo del país.

Para finalizar este primer anuncio de los artistas de Jazz al Parque 2018, estará nuevamente la Big Band Bogotá; esta vez con dos sorpresas: por un lado, contará con nuevos integrantes quienes mantendrán el talento que ha caracterizado este ensamble desde su creación.

Estará bajo la dirección de Esther Rojas Ramírez, quien continúa con las figuras femeninas destacadas de esta edición; no solo será la directora y bajista, sino la compositora de una de las obras interpretadas por el ensamble.

Este año “los asistentes se encontraran con una importante participación de las mujeres como intérpretes y compositoras de este género de Canadá, Cuba, Estados Unidos, Colombianas y por otro lado, la diversidad de sonoridades y de colores de jazz con sonidos contemporáneos como los brasileros, de España y la variedad de un jazz de diferentes partes del mundo” dice Janeth Riveros, programadora artística del festival.

Además de los artistas nacionales e internacionales, Jazz al Parque da a conocer su imagen oficial bajo el concepto visual entre dos palabras: la cordura y la locura, porque en el jazz, más que en ningún otra expresión humana, viven íntimamente ligados y ensamblados dos extremos del alma humana: la testaruda disciplina de un ejercicio musical implacable y perfecto, es la pureza del oficio que ese ve en el virtuosismo de un músico académico y la explosión carnal y brutal, la obligación de abandonarse al sonido y la experimentación, es lo mágico de la improvisación, que le da vida al jazz.

También podría gustarte