Así es como estarían sacando heroína del sur de Colombia hacia EE.UU. y Canadá

289

En el suroriente del Cauca y el nororiente de Nariño se está produciendo heroína de alta pureza para luego llevarla por tierra hasta Ecuador, con el fin de ‘exportarla’ por vía aérea a Estados Unidos y Canadá a través de correos humanos. 

Según el más reciente informe sobre presencia de cultivos ilícitos en el país, elaborado por el Sistema Integrado de Monitoreo de Cultivos Ilícitos, Simci, de Naciones Unidas, al 2016 existían en el suroccidente 460 hectáreas de siembra de amapola, repartidas en Nariño y Cauca. 

De acuerdo con el coronel Arlex de Jesús Escobar, comandante de la Regional 4 de la Dirección Antinarcóticos de la Policía, las redes de droga estarían sacando la heroína por terminales aéreas de Ecuador, a través de correos humanos que llevan consigo la sustancia, bien sea adheridas al cuerpo o ingeridas en cápsulas. 
“El 95 % de las incautaciones de esta droga se dan en la frontera con Ecuador, aunque se han evidenciado casos de personas que salen del país con heroína desde Cali, Rionegro y Bogotá”, afirma Escobar al indicar que un kilo de heroína, que se produce en el Cauca y Nariño, puesto en Estados Unidos o Canadá tienen un valor que oscila entre los US$60.000 y US$70.000. 

Y es que una organización dedicada al tráfico de heroína puede estar exportando, cada año, entre 100 y 200 kilos, según estimaciones hechas por la Policía Antinarcóticos producto de las investigaciones adelantadas. 

Vehículos particulares, con caletas adaptadas para ocultar la droga, son una de las principales modalidades que los traficantes de heroína están implementando para llevar la sustancia, desde las montañas del Cauca o Nariño, hasta la frontera con Ecuador. 

Así quedó evidenciado hace un mes con la captura de siete personas señaladas de hacer parte de una organización ilegal dedicada al envío de heroína hacia Estados Unidos. 

Entre los detenidos estaban dos hombres conocidos con los alias de Mallas y ‘El Paisa’, quienes, según la Dirección de Antinarcóticos, modifican los carros en un taller en Cali para luego ser llevados hasta una zona rural en el departamento del Cauca para cargarlos con la sustancia opiácea. 

Una vez la carga estaba dentro del vehículo, ‘El Señor’, otro de los capturados, conducía el automotor hasta la zona fronteriza, muy cerca de Ipiales, Nariño, donde alquilaban previamente una vivienda que servía como centro de acopio. 

Uno de los eslabones más importantes de esta organización era alias El Grande, quien tenía la función de convencer a los pasajeros para que pasaran la droga en pequeñas cantidades ocultas en el equipaje. 

Esta persona, según las investigaciones, se encargaba de comprarle a cada viajero el tiquete del bus de servicio público que los llevaba hasta Quito, siempre recomendando que una vez el paquete fuera entregado había que informar a través de un mensaje de texto vía telefónica. 

De otro lado, aunque la heroína no es la principal droga que se está moviendo por carreteras del suroccidente colombiano, como sí lo es la cocaína y la marihuana, según el Comandante de la Regional 4 de Antinarcóticos las ganancias que las redes de traficantes consiguen con esta droga son muy altas. 

El uniformado dice que un kilo de heroína, producido en Colombia, en el mercado nacional vale $18.000.000, mientras que un kilo de cocaína vale 1600 dólares ($4.628.000). 

Frente al tema financiero, el Coronel indica que le siguen la pista a cuentas bancarias en el extranjero donde, al parecer, cabecillas de estas redes estarían guardando el dinero producto del tráfico de heroína hacia Norteamérica. 

“No creo que vaya a crecer el mercado de heroína por cuenta de dos grandes competidores que las redes tienen: Afganistán y Pakistán, quienes surten de la droga a Europa. Además, México tiene un tráfico fuerte de heroína hacia EE. UU. De todas formas seguimos la lucha por erradicar todas las hectáreas de amapola en la región”, añade el uniformado. 

Pese a que por el Suroccidente circula heroína de alta calidad, en presentaciones líquidas y en polvo, el tráfico de esta droga no es el mismo comparado con el de cocaína y marihuana, como lo muestran cifras de la Policía Antinarcóticos que este año en la región ha incautado 168 kilos del opioide, mientras que en todo 2017 se decomisaron 250 kilos. 

Consumo 
Un posible consumidor de heroína se aisla y pierde interés por su entorno, la familia y sus ocupaciones cotidianas, su vida la centra en la búsqueda de la peligrosa sustancia. 

El uso sin control de la heroína, mediante inyección, provoca la aparición de venas cicatrizadas, infecciones bacterianas de vasos sanguíneos, abscesos y otras infecciones de la piel, así como también enfermedades hepáticas, cardíacas y renales. 

El consumidor de heroína es más susceptible de adquirir enfermedades como VIH y hepatitis B y C, por uso de jeringas. 

Cali El País.

También podría gustarte