Turismo, fuente de progreso

249

Hacer atractivo y rentable nuestro turismo debe ser prioridad inaplazable, en lo que ver tiene ofrecerlo nacional e internacionalmente hasta hacerlo esencial para nuestros connacionales y comunidad de naciones. Propiciarlo en serio en todas sus múltiples alternativas. Potenciar la magia de la Santa Marta y Magdalena profundos, expresados en los más de sus encantos, generando sin duda oportunidades de desarrollo, crecimiento y exponencial progreso que compensarán en conjunto los frenos de la poco sólida economía que tenemos.

Santa Marta y el Magdalena deben ser destinos turísticos de grande importancia universal, dable de ser de concurrir en ello compromiso, iniciativa, voluntad, entrega, empoderamiento, acompañado de una maciza estrategia para el desarrollo turístico, dirigida a estructurar ofertas complementarias y diversificadas hacia el interior y exterior del país, sobre la base de las particularidades sociales, artesanales, festivas, culinarias, gastronómicas, tradiciones representativas, arquitectónicas, naturales, emblemáticas, simbólicas, económicas, históricas y culturales entre otras, propias de todas y cada una de nuestras unidades territoriales, todo lo cual tejido a distintos tipos de programas. Es encaminarnos a estructurar una verdadera consolidación turística, más cuando tenemos de todo de sobra para serlo, faltando sólo hacerlo dependiendo que exista voluntad y decisión gubernamental y una sociedad dispuesta a colaborar participando como pródigos y generosos anfitriones.

Es preocuparnos a fondo en buscar y dar a conocer información detallada sobre las verdades y potencialidades que tenemos, determinar y garantizar las seguridades todas, en el entendido que el turismo por sí mismo entraña progreso, desarrollo y constituye un motor económico para sus habitantes. Es robustecernos en esta materia, debiendo trabajar de consuno para que ninguna actividad ponga en riesgo esta industria, que además implica capacitación a través de diversos programas, cursos y talleres de autoempleo que generen ingresos extras en las familias para apuntalar la economía local y adentrarnos por los caminos sostenibles de una bonanza económica permanente.

Un turismo bien concebido ayuda al desarrollo y crecimiento, genera empleo y competitividad, educación bilingûe. Contamos nosotros con una posición geográfica estratégica, factores demográficos positivos, importante acervo cultural, variedades y generosos ecosistemas y climas. Esta actividad incide directa y dinámicamente en construcción, empresas, industria, transporte, telecomunicaciones, bienes y servicios que demandan los turistas. Su impacto es evidente en otros sectores de la economía, razones para que el impulso a esta actividad sea una de las formas más eficientes que tenemos para alcanzar un nivel de crecimiento económico acelerado y sostenido. El turismo ha experimentado un continuo crecimiento y una profunda diversificación, convertido hoy en uno de los sectores económicos que crecen con mayor rapidez en el mundo, además de guardar una estrecha relación con el desarrollo de las comunidades, por lo que se ha convertido en un motor clave del progreso económico. Pensemos en ello y pronto serán positivos los resultados, comencemos en pro de estas metas para el bienestar del Magdalena y Santa Marta.

*Jurista

También podría gustarte