El discurso de Macías, enfocado en el pasado más que en el futuro: analistas

359

Como controversial fue calificado el discurso del presidente del Congreso de la República, Ernesto Macías, durante el acto de posesión del presidente de la República, Iván Duque Márquez, en donde lanzó duros cuestionamientos contra el gobierno saliente.

Macías utilizó duras frases, como que el país tiene las esperanzas puestas en que el gobierno de Duque saque “a Colombia del socavón en que la recibe”, o que el nuevo mandatario encuentra un país “con las cifras más preocupantes de la historia en lo social, en lo económico y en lo institucional”.

 

Como era de esperarse, las palabras del presidente del Congreso no pasaron desapercibidas y generaron múltiples reacciones. Incluso, en redes sociales como Twitter rápidamente el nombre de Ernesto Macías ocupó al menos cinco de las principales tendencias, las cuales sumaban, al cierre de este artículo, cerca de 300.000 mensajes.

El analista político Jorge Iván Cuervo consideró que el discurso del presidente del Congreso estuvo enfocado en el pasado, enviando mensajes contra el presidente saliente y no en lo que puede pasar en el país con el nuevo gobierno.

“Eso da una señal de que quizás siguen enganchados en el mismo discurso de contradicción, porque uno diría que esta es la oportunidad de dar la vuelta a la página y pensar en el futuro. Sin embargo, a la largo del discurso estuvo o hablando mal del gobierno de Santos o bien de Uribe, entonces es esa contradicción en la que estamos desde hace más de ocho años”, indicó Cuervo.

Sin embargo, Vicente Torrijos, profesor emérito de Ciencia Política de la Universidad del Rosario, consideró que los dos discursos tienen que verse de forma distinta, porque el del presidente debe estar enfocado en la unidad del país. En ese sentido, agregó el analista, no se trata de que el discurso de Duque represente un uribismo blando, mientras que el de Macías, uno duro.

“Yo veo que el lenguaje en clave parlamentaria tiene que ser muy distinto al del Ejecutivo, porque este último es el que debe encarnar la unidad nacional. El presidente del Congreso es el mejor exponente de la representación y por lo tanto puede tener una libertad mucho más amplia para interpretar la realidad del país en clave partidista y estrictamente política, porque su ámbito de influencia es el parlamento, en donde habrá un debate y pulso constante entre las fuerzas políticas. Más allá de la forma, el tono y las expresiones, lo que se debe considerar es que cada uno tiene un significado distinto”, indicó Torrijos.

Sin embargo, de esta postura distó Julián Arévalo, decano de la facultad de Economía de la Universidad Externado, quien consideró que las palabras de Macías estuvieron enfocadas en el retrovisor y en utilizar palabras incendiarias que no le aportan al nuevo mandatario.

“En un contexto en el que se ha venido hablando de unir al país, Macías usó un discurso incendiario, provocador, que hace uso del espejo retrovisor que el mismo Duque dijo que no iba a utilizar. Por eso es bastante preocupante y deja un sinsabor y una antesala muy inconveniente para lo que fue el discurso del presidente”, indicó Arévalo.

El decano también aseguró que el discurso del presidente del Congreso “muestra las tensiones que hay dentro del Centro Democrático, en donde claramente hay unos sectores interesados en tender puentes, construir, y otros –como el que vimos hoy– que siguen con la narrativa de conflicto y polarización que tanto está afectando al país”.

Además, ante la comunidad internacional, según los analistas, también se envían varios mensajes. Por un lado, el mensaje conciliador utilizado por el presidente de la República Iván Duque; y por otro lado, uno más polémico como el que utilizó Macías durante el acto de posesión.

“Desde afuera deben pensar que es un país que no avanza y un país que a pesar de haber firmado un proceso de paz con las FARC ha sido incapaz de replantearse una nueva agenda, que estamos estancados en el pasado y que a pesar de que tenemos una oportunidad para avanzar, seguimos atrapados en la misma retórica de contradicción”, indicó Cuervo.

Por su parte, Arévalo aseguró que en el discurso de Macías se enviaron mensajes incorrectos a la comunidad internacional con información que no es verídica.

“El discurso estuvo basado en información que no es cierta y vivimos nuevamente con la narrativa de posverdad que fue tan importante en el plebiscito. Buena parte de la información que se utilizó es tergiversada y tendenciosa, además, se envía al mundo un mensaje muy preocupante con una señal de una división interna y de una situación de crisis en la que no estamos”, aseguró Arévalo.

BOGOTÁ (Colprensa).

También podría gustarte