Estos son los cambios que se proponen para el 4×1000

264

Aunque el Gravamen a los Movimientos Financieros, más conocido como 4 x 1000 lo pagan los colombianos desde el año 1999, (nació con una tasa de 1 x 1000) la banca busca ahora que se elimine del todo, o se modifique su cobro en la próxima reforma tributaria que estudiará el Congreso de la República.

Los cambios son sugeridos por la Asociación Bancaria de Colombia, que preside Santiago Castro, quien recalca que además de ser un impuesto antitécnico, fomenta el uso del dinero en efectivo con los riesgos que ello conlleva, desestimula los medios electrónicos y sigue afectando de paso el bolsillo de los hogares y empresas.

 

¿En qué consisten los cambios a ese gravamen?

No se propone crear un nuevo impuesto o gravamen. Se busca básicamente que todos los pagos electrónicos no estén sujetos al 4 x 1000 como ocurre hoy. No es un impuesto creado por los bancos, sino un tributo que lo recauda el sistema financiero para transferirlo a la Nación.

¿En qué categorías no se pagaría el tributo si la idea prospera?

Que el impuesto ya no se cobre en los casos en los que hay una salida de recursos de forma digital. Es decir, si se hace un pago con tarjeta débito, o una transferencia entre cuentas.

¿Específicamente en qué casos no debería cobrarse el gravamen?

En transferencias interbancarias de dinero, giro de cheques de gerencia, compras en comercios con tarjetas débito, desembolso de créditos que se hagan a terceros a cuenta o en cheque y débitos a cuentas para pago a un tercero mediante abono a cuenta. Que se elimine también para los traslados de dinero entre cuentas de distinto titular.

¿Qué se busca con esas modificaciones al actual tributo?

Desestimular el porte y pago de transacciones en dinero efectivo por parte de las personas y empresas. En otras palabras aumentar la seguridad y reducir el alcance de este tributo.

El uso del efectivo ha significado un incentivo a actividades ilegales como corrupción, evasión fiscal, lavado de activos y financiación del terrorismo.

En Colombia hoy las transacciones digitales o electrónicas representan menos del 50% de las que se hacen en la economía. En países como EE.UU. o España representan el 95%, lo que hace imperioso aumentar el uso de los canales digitales para pagos.

¿Cómo se liquida hoy?

Hoy no importa si se utilicen los medios electrónicos por toda transacción, desde el más mínimo retiro de dinero en cajero electrónico, o por ventanilla y hasta la compra en un almacén con tarjeta débito, las personas pagan el 4 x 1000 y muchas ni se enteran. Es decir, que por cada $100 le cobran al usuario $4. En el caso de un pago de $100.000, al usuario le liquidan $400, y si la transacción es por $5 millones el impuesto a pagar equivale a $20.000. Lo absurdo, sostiene Asobancaria, es que a las compras en efectivo no se les aplica el tributo, pero sí a las que se hacen con tarjeta.

En adelante, ¿cómo harían las personas a la hora de pagar un producto o servicio?

La propuesta incluye que se mantengan los beneficios tributarios y exenciones que actualmente cobijan a las transacciones inferiores a los $11,6 millones mensuales.

En el caso de una persona con dos cuentas de ahorro o corrientes, la exención del impuesto se mantendría para una sola que esté marcada.
Eso, sostiene el Presidente de Asobancaria no afectaría en ningún caso las compras de bienes de consumo.

Se pretende que la gente se aleje de las operaciones con dinero efectivo, dejando atrás la aversión a los medios de pago electrónicos.

¿Por qué es indispensable eliminar este impuesto?

Porque también se constituye en un obstáculo para la bancarización por medios digitales. En menos de cinco años habrá más aplicativos y plataformas (no necesariamente de bancos tradicionales) para pagos electrónicos.

¿Por qué a los colombianos les asusta hacer transacciones digitales?

Porque en Colombia no existe suficiente cultura en ese sentido y por el grado de informalidad en algunas actividades económicas para que no se conozcan sus ingresos.

El uso de los medios y los pagos electrónicos hace más transparentes las transacciones en la economía. Es decir, que reduce la informalidad y bancariza a más personas.

TRIBUTO INCÓMODO

Asobancaria insiste en que el 4×1000 (que nació con una tasa del 2×1000) que los últimos gobiernos han reajustadp hasta la tasa de hoy, se elimine de forma definitiva.

Debido a que se trata de un tributo de fácil recaudo y de buen peso en las cuentas fiscales, los gobiernos lo han mantenido desde hace 19 años.

Debido a su impacto, actualmente muchas personas y empresas, sobre todo las más informales, lo evaden. En otras palabras, no acuden a la banca o los servicios digitales para no pagarlo al fisco.

CALI (El País).

También podría gustarte