HOY DIARIO DEL MAGDALENA
Periódico de Santa Marta

Asesinado otro líder social en la zona de Cauca

375

El último caso fue el líder nativo Emiliano Tróchez Yonda, en medio del ataque de pistoleros presentado en la mañana de ayer viernes

En esta semana ya son dos líderes sociales asesinados en el departamento del Cauca. El último caso fue el líder nativo Emiliano Tróchez Yonda, en medio del ataque de pistoleros presentado en la mañana de ayer viernes en el resguardo de Guadualito, jurisdicción rural del municipio de Santander de Quilichao.

 

Como explicó Maricel Velásquez, gobernadora de dicho resguardo, los hechos se presentaron cuando la víctima se movilizaba entre su casa y el colegio de esta comunidad, donde pretendía dictar una clase de educación física.

En dicho trayecto, y según las versiones de testigos, varios sujetos abordaron al representante nativo para después dispararle en repetidas ocasiones. Luego, cuando los integrantes de la guardia indígena salieron a inspeccionar el lugar, se encontraron con el cadáver de Emiliano Tróchez, que presentaba impactos de arma de fuego en la cabeza, los mismos que acabaron con su vida.

Luego, la propia gobernadora fue la encargada de informar a las autoridades, explicando ante los funcionarios judiciales que la víctima se había desempeñado en ese mismo cargo entre el año de 2014 y 2015, y que para el momento de los hechos, se desempañaba como ‘consejero’ en la escuela de este resguardo. La víctima tenía 70 años de edad.

Tras esto, un equipo del CTI de la Fiscalía y de la Seccional de Investigación Criminal, Sijín, de la Policía llegó al lugar para realizar la inspección técnica a la escena de los hechos, porque el caso, de entrada, fue catalogado como agresión a líder social, activándose las acciones estatales para esclarecerlo en el menor tiempo posible.

 “Él tenía 70 años de edad y dentro de la comunidad era reconocido por su compromiso con la formación de los jóvenes y niños comuneros, de ahí que se entienda su liderazgo, además era consejero de la Acín… sobre su muerte, se puede decir que los asesinos al parecer esperaban que saliera de su casa, porque su cadáver lo encontramos a escasos cien metros de la morada del compañero”, acotó la líder nativa ante las autoridades.

Tras la muerte de este nativo, oriundo de esta zona de Santander de Quilichao, las reacciones no se hicieron esperar, entre ellas la de Aída Quilcué, representante de las comunidades indígenas de Colombia. Ella precisamente ayudó a la entrega, a la Justicia Especial para la Paz, JEP, de un informe detallado sobre los más 230.000 afectaciones que el conflicto armado causó a los indígenas colombianos. Cifra que va desde 1926 hasta 2017.

En palabras de la representante nativa, “este año son ya 68 compañeros asesinados en diferentes puntos de la geografía nacional, la gran mayoría en el Cauca, muestra que aún los violentos continúan ejerciendo violencia contra nuestras comunidades”.

Paso seguido, explicó que a esa cifra hay que agregarle los 2954 asesinatos de líderes nativos y documentados por ellos ante la JEP, junto con los 501 desplazamientos, 2015 amenazas y 223 masacres a nivel nacional.

 “Es urgente que se active el capítulo étnico de la JEP para acceder, en el menor tiempo posible, a la verdad, que es lo que buscamos insistentemente, para ya darle paso a la justicia, pero lo más importante es trabajar en la no repetición, precisamente, con el caso como el presentando en Santander de Quilichao, se hace más urgente estas acciones”, recalcó Aída Quilcué. 

BOGOTÁ COLPRENSA

También podría gustarte