HOY DIARIO DEL MAGDALENA
Periódico de Santa Marta

El Camellón de la Bahía, el ‘hotel’ de los ‘venecos’

325

La bahía de Santa Marta se ha convertido en el nuevo ‘hotel’ de los venezolanos que han llegado a esta capital buscando un nuevo horizonte para sus vidas. /RAFAEL LARA

La afluencia de migrantes venezolanos que llegan a Santa Marta es cada vez mayor, lo que genera una problemática social por la invasión de espacios públicos, playas con vocación turística, puentes y otros sectores.

 

Un verdadero drama humano es el que protagonizan cientos de migrantes venezolanos quienes han llegado a Santa Marta en busca de un mejor horizonte para sus vidas. Muchos de ellos vinieron atraídos por el mar que hasta inclusive duermen cerca a él, más exactamente en el Camellón de la Bahía.

En ese emblemático lugar de gran confluencia turística, los ‘venecos’ pernoctan a lo largo del Camellón Rodrigo de Bastidas pero lo más insólito es que algunos ya tienen colchones y ‘olímpicamente’ se bañan en el mar donde también hacen sus necesidades fisiológicas.

Aunque los samarios han sido hospitalarios y muy buenos anfitriones de los visitantes, la situación ya empieza a salirse de las manos a las autoridades porque se generan problemáticas sociales que deterioran la imagen de Santa Marta como un destino turístico organizado. En el Parque de Bolívar y en los alrededores del Museo del Oro a cualquier hora del día se observan mujeres venezolanas ofreciéndose como damas de compañía al mejor postor.

Y por las noches, el asunto es más escabroso ya que existe un comercio de drogas, bebidas alcohólicas y otros vicios de manera muy camuflada que de no frenarse pronto podría convertirse en una ‘bomba social’ de incalculables dimensiones.

Si bien es cierto que la crisis económica en Venezuela ha propiciado que miles de ciudadanos de ese país emigren hacia las diferentes regiones de Colombia y en especial a Santa Marta, no menos cierto es que aquí ‘no hay cama para tanta gente’.

El deseo de superación y de sobrevivencia en Santa Marta ha obligado a los ‘venecos’ a ser muy ingeniosos, emprendedores y hasta comerciantes. Se les ve en todos los puntos semafóricos ubicados en las principales Avenidas, en los puentes, en los parques, en las calles céntricas, en los buses del servicio urbano, en las playas con vocación turística y en todos los puntos cardinales de la ciudad.

No solo han engrosado las filas de la informalidad sino incluso de la delincuencia, y como bien reza el adagio popular ‘justos pagan por pecadores’. Sí, porque la gran mayoría de ellos llegó con una mano adelante y otra atrás pero con la frente en alto, en busca de una mano amiga o solidaria que les permita ‘una segunda oportunidad’.

Es válido recordar que hace unos meses se generó cierta alarma entre los moradores de los barrios cercanos a la Central de Transportes de Santa Marta, pues los migrantes ‘venecos’, llegaron a crear una invasión en esa zona con improvisados cambuches pero fueron desalojados por las autoridades.  

El caso ahora se registra en la Bahía de Santa Marta, donde recientemente propios y visitantes han visto con preocupación cómo un grupo de venezolanos pasan la noche en la playa, durmiendo en colchones a cielo abierto.

Los samarios, residentes y turistas hacen un llamado a las autoridades competentes para que intensifiquen los controles a esta situación que cada día parece salirse de las manos y el drama social crece.

LOS SEMÁFOROS, SU LUGAR DE TRABAJO

El agua a $500, bolsas de limones, naranjas y los dulces en los semáforos son hoy en día la materia prima de la economía de miles de venezolanos que transitan por calles, esquinas y hasta frecuentan el transporte público para poder sobrevivir.

Estas labores que se han convertido en las fuentes de ingresos de los venezolanos, aumentaron las tasas de informalidad en la ciudad, generando a su vez nuevos problemas en el espacio público.

AVENIDAS Y PUENTES

Por otro lado, las autoridades también han podido comprobar que ciudadanos venezolanos se han tomado los puentes de la ciudad donde arman ´cambuches´ para pasar la noche.

´Muchos de ellos se ubican sobre los puentes del Once de Noviembre, Mamatoco, El Mayor y Manzanares´, dijo un vocero de la Policía

Meses atrás este problema generó alarma entre los moradores de los barrios cercanos a la Terminal de Transporte, pues los migrantes ‘venecos’, llegaron a crear una invasión en esta zona.

Los samarios, hacen un llamado a las autoridades para que pongan control a la situación que cada día parece salirse de control.

También podría gustarte