Con la elección del Contralor le ‘medirán el aceite’ al Congreso

La elección del próximo Contralor General, como todas las anteriores, no estará exenta de polémica. Esta vez el procedimiento ha sido diferente y estará en manos del Congreso demostrar que actuará con independencia.

Esta semana será decisiva en el Congreso para la elección del nuevo Contralor General de la República en reemplazo de Edgardo Maya Villazón, un proceso que ha tenido novedades en la metodología para realizar la escogencia, novedades con las que se busca privilegiar la meritocracia.

 

El pasado 27 de junio, el Gobierno Nacional sancionó la Ley 1904 de 2018, la cual ya no contempla que las altas cortes envíen una terna al Congreso para que este elija al funcionario, sino que se realice a través de una convocatoria pública en donde una universidad del país es la encargada de hacer la evaluación de las hojas de vida y los conocimientos de los aspirantes a contralor general. Al final, el Congreso de la República en pleno debe escoger al funcionario entre un grupo de diez elegibles.

Precisamente, la Universidad Industrial de Santander (UIS) fue la seleccionada para este proceso y luego de evaluar a los aspirantes reveló durante el fin de semana los resultados. En ellos, el exmagistrado del Consejo Superior de la Judicatura Wilson Ruiz sacó la más alta puntuación en experiencia u hoja de vida al alcanzar 75 puntos de 100, mientras que en la prueba de conocimiento alcanzó 72 puntos. Otro de los mejores puntuados en las pruebas fue el abogado José Andrés O’Meara, quien logró 70 puntos en su hoja de vida y 80 puntos en conocimientos.

Asimismo, suena fuerte en la baraja para este cargo el presidente de la Federación Colombiana de Ganaderos (Fedegan), José Félix Lafaurie, quien logró 88 puntos en conocimientos, pero solo 30 puntos en la evaluación de su hoja de vida. No obstante, Lafaurie es uno de los aspirantes que mayor apoyo político tendría, pues la bancada del Centro Democrático estaría de su parte.

También con un amplio apoyo político, pero desde otros partidos, suena el exauditor general de la República, Carlos Felipe Córdoba, quien en la evaluación de la UIS alcanzó 60,5 puntos en su hoja de vida, mientras que en la prueba de conocimientos llegó a 86 puntos. 

Este lunes, el Congreso de la República a través de una comisión accidental conformada por 22 congresistas escuchó a los 59 aspirantes que pasaron la prueba, los cuales tenían que explicar cuál es el desafío más importante de la Contraloría y cómo lo enfrentaría.

De este proceso, se realizará un filtro en donde solo quedarán 10 opcionados, los cuales estarán ante el Congreso en pleno el próximo sábado 18 de agosto en una sesión en la que serán escuchados y se elegirá al nuevo contralor, según anunció este mismo lunes el secretario del Senado, Gregorio Eljach, durante la audiencia.

Al cierre de esta nota, aún no se conocían los nombres de los 10 candidatos finalistas a contralor General de la República.

UN CONTRALOR INDEPENDIENTE

Con estas posturas coinciden algunos analistas consultados por Colprensa, como el director del Observatorio Constitucional de la Universidad Libre, Kenneth Burbano Villamarín, quien destacó que el nuevo procedimiento para la elección del contralor “debe permitir superar las viejas prácticas clientelistas”.

“El que se haga una convocatoria pública y participe una universidad para realizar un examen técnico, de conocimiento y de aptitud para el cargo es un importante paso y por eso se espera que esos resultados se vean reflejados en la elección”, agregó Burbano.

El docente de la Universidad Libre destacó que la función de este organismo de control es importante dentro de la estructura del Estado, porque –entre otras funciones– establece la responsabilidad que se derive de la gestión fiscal e impone sanciones pecuniarias, así como promueve las investigaciones contra quienes hayan causado perjuicio a los intereses patrimoniales del Estado.

“Lo que se requiere es un Contralor independiente, honesto y calificado para la especificidad del cargo”, resaltó Burbano, quien además indicó que uno de los retos que tendrá el nuevo contralor es mejorar la calidad de las políticas públicas y del gasto público.

“Hay temas que siguen pendientes, entre ellos la pérdida y el despilfarro de recursos en la contratación administrativa, por corrupción y por procedimientos inadecuados o no unificados”, consideró el analista.

Por otro lado, uno de los temas que ha generado controversia alrededor de la elección de contralor es el aval que dio el Congreso de la República a que las personas que tengan vínculos con miembros del Legislativo puedan ser elegidas. Para algunos sectores, esta decisión beneficia directamente al presidente de Fedegán, quien es esposo de la senadora del Centro Democrático María Fernanda Cabal.

Sobre este tema, el director del Observatorio Fiscal de la Universidad Javeriana, Luis Carlos Reyes, aseguró que dicho aval podría tener una gran incidencia dentro de la elección.

“Una de las cosas que ha generado preocupación es que uno de los requisitos, hasta julio, era que el contralor que resultara elegido no fuera una persona que tuviera vínculos familiares con miembros del Congreso y esta condición se quitó de manera sorprendente. La pregunta que deberíamos hacernos es si Lafaurie tiene las condiciones para este cargo, porque tiene unos intereses económicos muy marcados”, manifestó Reyes.

Lo cierto es que esta semana se sabrá quién será el reemplazo de Edgardo Maya Villazón, un contralor que durante los años que estuvo al frente de la entidad realizó importantes hallazgos, como el crédito del Banco Agrario a Navelena, el caso Reficar, Fonade, las irregularidades en las Corporaciones Autónomas Regionales (CAR), el Cartel de la Hemofilia, la actuación en el Programa de Alimentación Escolar (PAE), entre otros, y quien llegue a la entidad deberá estar a la altura de esta responsabilidad.

BOGOTÁ COLPRENSA

También podría gustarte