“Vamos a armar la mejor selección sub-20 posible”: Arturo Reyes

318

Tras conseguir la medalla de oro en los Juegos Centroamericanos y del Caribe, la selección de Colombia sub-20 disputará dos amistosos ante Ecuador, juegos que el técnico Arturo Reyes considera importantes pensando en el futuro. El DT habló con COLPRENSA de su trabajo con la federación, de Pekerman y de sus prioridades de cara al Torneo Juventud de América que se realizará en enero, en Chile. 

El técnico costeño, que suma ocho meses al frente de la juvenil de Colombia y está invicto en partidos oficiales, aseguró que el trabajo en los centroamericanos fortaleció al equipo y que espera sumar más microciclos antes del compromiso que dará cupos al Mundial juvenil de Polonia 2019, a los Juegos Panamericanos Lima 2019 y a los Juegos Olímpicos Tokio 2020. 

Reyes no ocultó su alegría por ser el encargado de dirigir a las futuras estrellas y declaró que seguirá caminando las canchas del país para llevar a los mejores futbolistas nacionales al suramericano juvenil, aunque aún no puede confirmar la presencia de jugadores claves como Juan Camilo Hernández y Luis Sinisterra, figuras en Europa. 

El estratega dejó claro que su relación con Pekerman y el cuerpo técnico de la selección es buena. Tiene claro su objetivo, estar en los dos primeros lugares del torneo en Chile porque “esperamos poder brindar satisfacciones al pueblo colombiano y que estos muchachos sientan, como lo hicieron en los centroamericanos, el orgullo y la responsabilidad de vestir la camiseta de la selección Colombia”. 

¿Cómo analiza, en frío, la victoria en los Juegos Centroamericanos? 
Nosotros sabíamos que el torneo iba a ser difícil, porque es una selección, que a pesar de tener una base, sabíamos que teníamos que afrontarlo con jugadores del año 1997, que fueron los que estuvieron en el proceso anterior con el profe Piscis Restrepo. Queríamos que esos sub-20, junto con los mayores y los categoría 97, pudieran amalgamar un buen grupo que diera un buen resultado y un buen juego, y creo que eso se logró. 

¿Por qué Colombia no jugó los centroamericanos solo con sub-20? 
Lo que pasa es que nosotros éramos locales y había una gran responsabilidad, estábamos en la casa de la selección y debíamos tener en cuenta que Venezuela y México venían con sus equipos año 97. Por eso optamos por traer una base de diez jugadores de la sub-20, dos mayores y ocho jugadores del 97, que estuvieran en el profesionalismo y con experiencia en selección. 

¿Tuvo problemas para la convocatoria? 
Algunos clubes nos facilitaron los jugadores, otros no y solo pudimos hacer nueve entrenamientos completos antes del primer juego de los centroamericanos, que fue contra Costa Rica, y sabíamos que estos muchachos una vez pudieran tener competencia iban a ir mejorando el rendimiento y eso fue lo que pasó. 

¿Tiene jugadores de primer nivel en la sub-20? 
Hemos hablado mucho de ese tema. Por ejemplo en la final ante Venezuela, un equipo con mucho tiempo de trabajo, vimos la calidad de nuestros jugadores. Para mí y con respeto por los rivales, Colombia a nivel sudamericano es una potencia. Algunas veces se dan los resultados, otras no, pero en cuanto a capacidad de jugadores, los colombianos estamos muy a la par de las grandes selecciones de Suramérica. 

¿Logró concretar su idea de trabajo? 
Nosotros cumplimos el objetivo, tanto con la medalla, pero también con el trabajo que se hizo, porque para mí como seleccionador sub-20 es muy importante poder encontrar una base, seguir acumulando trabajo, poder tener juntos a los jugadores y que ese proceso que veníamos trabajando desde febrero no se corte. 

¿Qué le queda de aquí a enero? 
Concretamos dos partidos. Uno en Pasto este martes 14 de agosto y otro en Tulcán el 16 de agosto contra Ecuador. De ahí en adelante la consigna es poder encontrar juegos en otro continente, en Estados Unidos, en Centroamérica y en Europa para darle ese roce que los muchachos necesitan. 

¿Cuántos ciclos de trabajo planea antes del suramericano? 
Debemos tener unos seis microciclos para seguir con el trabajo que venimos haciendo desde el primer semestre y poder llegar de buena forma a disputar ese cupo al mundial de Polonia. Ya tenemos confirmado un cuadrangular en Venezuela, en noviembre, pero sería imperioso conseguir partidos en Europa entre septiembre y octubre. 

¿Tiene claro el panorama de los jugadores fijos a Chile? 
Hay una base ya, pero normalmente siempre aparecen jugadores que se les da la posibilidad a nivel profesional y aunque no se ven tan bien en sub-20, su roce profesional y lo que tienen en sus equipos los hace evolucionar tanto que son importantes para nosotros. Vamos a seguir en esa observación, pero sin dejar atrás esa base de jugadores que nos permita lo que buscaremos en el suramericano. 

¿Convocará a jugadores que juegan en el extranjero? 
Hay muchos. En un microciclo que hicimos en Barranquilla antes de los centroamericanos pudimos ver dos jugadores, uno que juega en España y otro en Italia, los convocamos y tenemos otros que tienen gran nombre como Juan Camilo ‘Cucho’ Hernández. Se acaba de ir Luis Sinisterra al Feyenoord y, bueno, la tarea de aquí en adelante cada vez que se vaya un jugador al exterior es tratar de conseguir que lo presten para el suramericano. 

¿El Cucho Hernández tiene posibilidad de jugar el suramericano? 
A mí me nombraron el 15 de diciembre y ese mismo fin de semana hablé con Juan Camilo y lo hacemos muy seguido, por lo menos una o dos veces al mes. Quiero que él sepa que nosotros pensamos que nos puede ayudar en ese objetivo de ir al mundial y estamos trabajando en conjunto para conseguir esa convocatoria, le estamos apostando a ese tema, pero igual tenemos que armar una selección que no dependa de un solo jugador. 

El objetivo principal es el mundial, pero ¿Panamericanos y Olímpicos? 
La idea es estar en los dos primeros lugares y así poder ganarse esos otros dos cupos. Es una responsabilidad grandísima, se juega mucho en ese suramericano y por eso estamos muy comprometidos en poder armar la mejor selección posible. 

¿Cómo finalizó su relación con José Pekerman? 
Yo tuve la fortuna de trabajar mucho con el cuerpo técnico del profesor Pekerman, desde que era técnico de la primera B del Barranquilla y siempre que la selección jugó como local fuimos rivales y conversamos mucho, sobretodo, con los asistentes. Ya estando en selección nos acercamos un poco más y pudimos conversar de lo que estábamos haciendo, nos invitaron a la despedida antes de Rusia. Hicimos una buena relación. 

BOGOTÁ (Colprensa).

También podría gustarte