El exministro Alberto Santofimio fue vinculado a la investigación por el crimen del exministro Rodrigo Lara Bonilla

275

El magnicidio del exministro Rodrigo Lara Bonilla, ocurrido el 30 de abril de 1984, tuvo este jueves un nuevo capítulo luego de que fueran llamados a indagatoria el exministro Alberto Santofimio Botero y el excongresista Jairo Ortega, relacionados directamente en las investigaciones que se adelantan por este caso.

Un fiscal de la Unidad de Derechos Humanos escuchará la versión de Santofimio Botero y Ortega el próximo 27 y 28 de agosto, donde se determinará si abren un proceso judicial por el magnicidio que fue declarado como delito de lesa humanidad, lo que ha permitido que la investigación por este caso no prescriba y se mantengan vigente.

 

El senador de Cambio Radical e hijo del exministro, Rodrigo Lara Restrepo, aseguró que aunque han pasado más de 34 años desde que ocurrió el crimen del exfuncionario, este llamado de la Fiscalía es una voz de esperanza para conocer los hechos que rondaron la muerte de su padre.

“Espero que de manera serena y objetiva, la justicia pueda llegar a un resultado. Es importante para el país que la investigación del asesinato de un ministro en ejercicio de su cargo se esclarezca”, dijo Lara Restrepo, tras conocer la decisión del ente investigador.

El senador manifestó que durante la investigación ha existido “un manto de impunidad”, debido a que las múltiples pruebas y testigos que han pretendido colaborar con el esclarecimiento de la muerte de su padre han sido asesinados, “inclusive un coronel de la policía, dos días antes de ampliar su testimonio”.

Lara Restrepo se mostró optimista con este nuevo capítulo que se abre en la investigación de la muerte de su padre, ya que expresó su indignación porque el proceso ha estado “dormido durante mucho tiempo y no fue impulsado ni alimentado”.

Precisamente, sobre este tema se pronunció el exfiscal general de la Nación Guillermo Mendoza Diago, quien aseguró que las investigaciones alrededor de un homicidio tan complejo “son de difícil indagación porque nadie habla y hasta matan a los testigos”.

Sin embargo, también se mostró optimista frente al caso y expresó que posiblemente en este proceso haya un resultado diferente, pues “hay ocasiones en las que los testigos sobreviven y la información la entregan mucho después”, poniendo como ejemplo el caso de la condena del exdirector del extinto DAS José Miguel Narváez, “donde los cabecillas del paramilitarismo declararon en su contra”.

Mendoza Diago añadió que si bien es cierto que las investigaciones han tardado un poco en el proceso que se lleva por el magnicidio de Lara Bonilla, determinaciones como las ocurridas en la mañana de este jueves se pueden seguir registrando, debido a que el crimen fue declarado como delito de lesa humanidad.

“Cuando se ha consolidado el caso es cuando se procede, de lo contrario no se pueden estar aventurando sin mayores pruebas, porque vienen las absoluciones y no se logra nada. Entonces es mejor ir gradualmente consolidando el caso”, añadió el exfiscal, al tiempo que aseguró que “es posible que llamen a otros, todo depende de cuáles pruebas tengan y que no existían sino hasta hace poco”.

A la voz del exfiscal se unió el penalista Sebastián Escobar, quien celebró la determinación de la Fiscalía y consideró que la importancia de que los crímenes se declaren de lesa humanidad es que el curso de las investigaciones pueden continuar.

“Es positivo que en la actualidad se haya decretado esa figura, que permitió el llamado a indagatoria de los exfuncionarios. Es muy positivo para el país esclarecer todos los casos ocurridos en los años 80, es importante que la justicia avance”, aseguró el penalista.

El abogado consideró que para que los procesos de dicha índole avancen no se debe crear una nueva reforma, sino una nueva práctica judicial. “Muchas veces dentro de la Fiscalía los fiscales encargados de adelantar estos procesos tienen otras 40 y hasta 60 casos acumulados, entonces es importante que se designen funcionarios especializados para esto”, afirmó.

El penalista también explicó que una salida rápida para esclarecer los hechos es que se creen grupos para el análisis de casos que presentan patrones similares y que tienen relación entre sí. “Se podría hacer un análisis de contexto en esos casos, ese podría ser un elemento que facilite la investigación de esos magnicidios de los años 80”.

Por último, señaló que la Justicia Especial para La Paz JEP no apoyará el esclarecimiento de dichos crímenes, por cuanto no están configurados en el marco del conflicto armado. “Es claro que la intencionalidad estaba relacionada con la consolidación del narcotráfico”, expresó.

BOGOTÁ COLPRENSA

También podría gustarte