Sigue decomiso de almuerzos y más pedagogía hacia los turistas

252

La policía de turismo y la Udep con el acompañamiento de los representantes de las Asociaciones de Prestadores Turísticos, Pro-Rodadero y el Instituto de Turismo (Indetur) continúan con los operativos contra la informalidad en el balneario.

Para las Cooperativas y Asociaciones los operativos son buenos ya que buscan es controlar a la piratería evitando que sigan llegando más personas foráneas en un área que ya de por si está saturada y donde muy pocos fomentan el desorden.

 

En aras de preservar la salud y bienestar de las familias que frecuentan las playas con vocación turística de Santa Marta, las autoridades de Policía conjuntamente con la Unidad Defensora del Espacio Público (Udep) y los inspectores cívicos de Indetur, Pro-Rodadero y de las Asociaciones de Prestadores Turísticos, siguen con una pedagogía a los turistas.

Se trata de sensibilizar y crear consciencia a la comunidad sobre la importancia de una buena manipulación de los alimentos para evitar problemas de intoxicación, indigestión o cualquier otro inconveniente de salud.

Los operativos en contra de la informalidad que se registra en las playas con afluencia de turistas se han intensificado en especial en El Rodadero en donde se han decomisado varios almuerzos en cajitas de icopor que se desconoce su proceso de preparación y que además al exponerse a las altas temperaturas del sol pueden ir perdiendo sus propiedades nutricionales.

‘‘Estamos trabajando de la mano con la Promotora, la Policía de Turismo y la Udep, como presidente de Asotur voy con mi abogado que es quien siempre me acompaña para verificar los operativos, además queremos que se respete la labor que realizan las autoridades ya que si algún vendedor incita a un desorden o agredir a los funcionarios incurre en una falta que es sancionable con la revocatoria de su permiso o la suspensión de su actividad por un fin de semana’’, aseguró Rosa Villalba.

Reconoció que los operativos son buenos ya que se busca es controlar a la piratería y evitar que sigan llegando más personas foráneas en un área que ya de por si está saturada y donde muy pocos fomentan el desorden.

 ‘‘Este fin de semana las autoridades decomisaron 10 tiqueteras ya que las agencias de viajes no pueden enviar a sus empleados a vender en las playas porque es una labor no permitida. Con el decomiso además se les hace un acta ya que la reincidencia puede originar el cierre del establecimiento. También se le hizo un llamado de atención a un vendedor de limonada por estar ejerciendo su actividad en estado de alicoramiento y por tener un ayudante. Se le levantó un acta por si incurre de nuevo se le revocaría su permiso’’, indicó.

RECHAZAR EL ACOSO

Es válido mencionar que los agentes de la Policía de Turismo realizan charlas pedagógicas con los diferentes prestadores de servicios turísticos para que ellos mismos adopten una auto regulación y se le ponga un freno a la llegada de más vendedores ante la sobreexplotación que existe en la playa.

El acoso a los turistas que descansan en la playa es una mala señal porque eso aburre al visitante que llega ávido de encontrar tranquilidad y cero estrés para un goce pleno del encanto marino.

La proliferación de vendedores informales tanto nativos como foráneos perturba el sosiego y la paz que reclama el turista que desde que va entrando a la zona de playa lo que encuentra es una oferta infinita de productos o servicios que asusta y en ocasiones podría alejar.

También podría gustarte