ICA trabaja por la inocuidad
y calidad de la producción
de hortalizas en el Magdalea

250

Los productores de hortalizas buscan cumplir con los estándares de calidad de los productos agrícolas, para que puedan ser comercializados a diferentes mercados internacionales.

Los cultivos se desarrollan en la parte alta de la Sierra, en las zonas de Santa Clara, Calabazo y áreas rurales del municipio de Ciénaga.

 

El Instituto Colombiano Agropecuario, (ICA), declaró como inocuos y de calidad los cultivos de hortalizas de la parte alta de la Sierra, en las zonas de Santa Clara, Calabazo y áreas rurales del municipio de Ciénaga, ello luego de realizar jornadas de educomunicación sobre el manejo integrado de plagas y enfermedades en estos cultivos.

Por lo tanto, los cultivadores del Magdalena ahora identifican las plagas y enfermedades priorizadas para el monitoreo por parte del ICA, además conocen la importancia de hacer los seguimientos y controles respectivos que deben ejercer a sus predios. Además de mantener la sanidad e inocuidad y buscar cumplir con los estándares de calidad de los productos agrícolas, para que puedan ser comercializados a diferentes mercados internacionales.

Una de las acciones principales que adelantan los productores de hortalizas del Magdalena es evitar la propagación de amenazas que puedan poner en riesgo su patrimonio económico, desarrollando las actividades de monitoreo y controles para el manejo efectivo de plagas y enfermedades. De tal forma que el ICA como autoridad sanitaria de Colombia, continúa trabajando para proteger la sanidad vegetal del país, mediante la ejecución de acciones de prevención, control y erradicación de plagas.

Actualmente los productores de hortalizas pueden acceder a conocer más información, en la Resolución 448 del 20 de enero del 2016, la cual establece los requisitos para el registro ante el ICA de los predios de producción de vegetales para exportación en fresco, el registro de los exportadores y el registro de las plantas empacadoras de vegetales para exportación en fresco.

Si bien, a ICA le corresponde establecer las medidas sanitarias y fitosanitarias para prevenir, controlar o erradicar las plagas y enfermedades que afectan los productos o subproductos, es por ello que  viene fortaleciendo las acciones de inspección, vigilancia y control a los predios productores y  exportadores de frutas, hortalizas y aromáticas, y productos de origen vegetal.

 

LAS BUENAS PRÁCTICAS AGRÍCOLAS

De tal forma que todas estas labores en la producción primaria de vegetales para consumo humano en el país, fomentan las Buenas Prácticas Agrícolas son acciones o actividades orientadas a la sostenibilidad ambiental, económica y social para los procesos productivos de la explotación agrícola, que garantizan la calidad e inocuidad de los alimentos y de los productos no alimenticios.

Por consiguiente, los beneficios de implementar  las Buenas Prácticas Agrícolas, son para mejorar la calidad  del producto, además de contribuir con la preservación del medio ambiente, así mismo sirven para mitigar los riesgos de contaminación de los productos alimenticios y no alimenticios y, por otro lado, aseguran la calidad de vida del productor y la familia rural.

Otro de los beneficios de implementar las Buenas Prácticas es lograr cumplir con la normatividad vigente en materia de sanidad e inocuidad por la autoridad sanitaria,  la cual busca garantizar la salud de los consumidores y mejorar la comercialización de los productos en los mercados locales e internacionales.

Por lo tanto, en donde no se aplican las Buenas Prácticas, la mayoría de productos agrícola son de segunda y tercera calidad, si bien, implementar las Buenas Prácticas Agrícolas  ayudará a mejorar la calidad, además de contribuir con la disminución en el impacto que se pueda causar al medio ambiente. Esto permite tener una agricultura más sostenible, amable con el medio ambiente y comprometida con la producción de alimentos inocuos y sanos y la reconstrucción del tejido social.

También podría gustarte