‘Fue un ataque preparado para hacerme salir del cargo’

225

La exprocuradora Ana María Muelle aseguró que  ‘nunca abrí ni adelanté ningún proceso en contra de los concejales que hoy me acusan de perseguirlos. Por eso he dicho que los hechos no respaldan sus acusaciones´.

La jurista afirma que los supuestos procesos que según los concejales acusadores ella usó para perseguirlos, se abrieron en febrero de este año, fecha en que no fungía como Procuradora, ni existía una famosa mayoría en el Concejo.

La exprocuradora regional del Magdalena, Ana María Muelle Molinares, después de su renuncia de ese cargo rompió su silencio para ratificar que ha sido una mujer que siempre ha sido conceptualmente coherente y cohesiva y que no es un camaleón con la capacidad de pintarse del color que particularmente más le sirva.

Dijo además sentirse muy tranquila y que no se arrepiente de su renuncia ya que ahora sí puede hablar para que se esclarezca la verdad con toda la responsabilidad y profesionalismo con que siempre ella ha trabajado.

En entrevista concedida a HOY DIARIO DEL MAGDALENA, la abogada Ana María Muelle comparte con los lectores de este medio su pensamiento y lo que considera viene en los próximos días sobre las acusaciones en su contra.

A la pregunta ¿Después de su renuncia y con la visita del Procurador nacional Fernando Carillo, cuál es su análisis?, la exProcuradora afirmó que ‘‘lo que ha sucedido es un ataque preparado para hacerme salir del cargo, ahora viene una investigación especializada sobre las quejas que se han presentado en mi contra, allí se revisarán mis actuaciones y las decisiones que tomé durante el ejercicio del cargo como Procuradora Regional. Eso me da mucha tranquilidad porque estoy segura que las acusaciones fueron un montaje mediático para aprovechar la venida del Procurador y hacerme salir del cargo, acusaciones que no respaldan con ninguna prueba en mi contra, porque simplemente no existen. Estoy dispuesta a responder por cada una de mis actuaciones con la seguridad de que la verdad saldrá a la luz’’.

 Cuando usted aceptó el cargo, no vio, no vislumbró una incompatibilidad moral o ética con el ejercicio político de su esposo en condición de concejal?

‘‘Lo primero que vi fue la posible incompatibilidad, la estudié a fondo desde la moral, la ética hasta lo jurídico, y no hay, ni hubo ninguna incompatibilidad con el ejercicio de concejal de mi esposo. La labor de la Procuraduría Regional es muchísimo mas que controlar al Concejo, al momento de mi salida dejé mas de 400 procesos en curso y ninguno tenía relación con el Concejo, en un año y medio de ejercicio menos del 1% de las quejas tenían relación con el Concejo, entonces, negarme a aceptar un cargo por no atender tan solo estos asuntos no tenía sentido, precisamente para estos casos es que la ley establece herramientas como los impedimentos y las recusaciones que muchísimos funcionarios públicos encuentran en sus cargos.

Las causales de impedimento o recusación son taxativas y la incompatibilidad sólo la habría frente a una investigación en contra de mi esposo, lo cual obviamente jamás hice. Sin embargo, fue precisamente por ética que me declaré voluntariamente impedida en todos los procesos relativos a concejales o al Concejo Distrital de Santa Marta. Nunca abrí ni adelanté ningún proceso en contra de los concejales que hoy me acusan de perseguirlos. Por eso he dicho que los hechos no respaldan sus acusaciones.

Con Iván me une una familia que trabajamos por construir cada día, pero un profundo respeto mutuo por nuestra labor, al punto, que muchas veces pensamos diferente y actuamos diferente’’. 

Le hacemos la pregunta porque finalmente eso fue lo que ocurrió, su poder disciplinario preferente podía llegarse a ejercer sobre los compañeros de su esposo en el Concejo, y fuera cierto o no las investigaciones contra ellos, ya dejaba sembrada la duda de una retaliación. ¿No pensó en eso?

‘‘Tanto pensé en eso que declaré voluntariamente mi impedimento y me mantuve al margen de cualquier situación que tuviera relación con el Concejo. Frente a las investigaciones en curso que encontré al momento de mi posesión en el cargo, declaré impedimento. Posteriormente, cuando estuve trasladada por dos meses en el Departamento del Cesar por las elecciones, ocupó el cargo en mi remplazo otra procuradora, y es ella quien apertura los procesos en contra de estos concejales. Al retornar al cargo y darme cuenta que existían estos procesos, jamás tome una decisión ni actué en ellos, sino que declaré mi impedimento como es el procedimiento normal en estos casos. Suficiente trabajo tenía con impulsar cuatrocientos procesos mas como para dedicarme a los que iban a generar conflictos’’. 

¿Qué tan de cierto hay el papel del señor ‘Nono’ Noguera en todo este escándalo?

‘‘No puedo emitir juicios a priori sobre un compañero; sería hacer lo mismo que “otros” están haciendo conmigo. El doctor Noguera fue el funcionario comisionado por la Procuraduría para adelantar los procesos que aperturó la Procuradora que me remplazó durante mi comisión en Valledupar; razón por la que no me parecería extraño que el doctor Noguera sea víctima colateral de este ataque mediático. Yo creo en la justicia y espero que él tenga la posibilidad de defenderse y tener un proceso justo. Para con ello darle las explicaciones que la ciudadanía merece’’.

¿Por qué usted cuando empezaron a conocerse las denuncias no les salió al paso, es decir, a controvertirlas antes que las mismas cogieran cuerpo? 

‘‘Porque como Procuradora tenía prohibido hacerlo, controvertirlas sólo era posible fuera del cargo, entonces, para poder defenderme tenía que renunciar o si lo hacía estando en el cargo habría violado una regla interna. Es una situación difícil porque al no poder defenderse uno se convierte en un blanco fácil, la ciudad es testigo que no fue este el primer despliegue mediático, fueron varios desde mi llegada al cargo, ellos sabían que mientras yo fuera Procuradora no podría salir a los medios y controvertir sus acusaciones. Lo que no imaginaron era que yo iba a renunciar y a enfrentarlos y entonces ahora tendrán que sustentar sus acusaciones en un proceso formal bajo la gravedad del juramento y aportar pruebas con todas las implicaciones que esto conlleva’’.

¿Qué expectativas cree usted generó el pronunciamiento del Procurador en la ciudad?

‘‘Creo que se espera el resultado de la Comisión de Investigación especializada que se designó para revisar este caso, yo conozco como se trabaja en la Procuraduría y se que será una investigación objetiva, ceñida al derecho y que revelará la verdad de toda esta situación’’.

¿Cuál es su planteamiento después de todo este episodio más allá de lo mediático?

‘‘Ser Procuradora Regional es una responsabilidad que conlleva la toma de decisiones de control, difíciles porque afectan intereses muy grandes, naturalmente eso conlleva el descontento de personas que se sienten afectadas y tratan por todos los medios de atacar y desprestigiar la cabeza visible del órgano regional que en este caso fui yo. Durante el ejercicio de mi cargo yo emprendí control sobre procesos muy importantes como por ejemplo la licitación de la Concesión de Alumbrado Público de la ciudad entre muchos otros que seguramente han despertado retaliaciones en mi contra. En la medida en que uno trabaje y ejerza control, afecta intereses, si por el contrario hubiera ejercido una procuraduría pasiva y solapada entonces tal vez estarían todos tranquilos y no me hubiera visto enfrentada a todo esto. No es mi forma de ser, no es mi forma de trabajar, decidí aceptar ese cargo y lo ejercí con responsabilidad y con la plenitud de mi capacidad de trabajo’’.

Usted fue concejal. Conoció por dentro como se manejan los intríngulis de la política, se ganó algunas enemistades, su esposo participa en una mayoría, los investigados con de la minoría, todo esto es un cóctel molotov, usted tiene información que la opinión pública no conozca?

‘Se ganan enemistades cuando se tienen posturas, si se complace a todo el mundo y se cambia de “color” según la conveniencia, tal vez no se tienen enemigos, pero tampoco tiene identidad. Yo no pienso lanzar acusaciones sin pruebas porque sería una irresponsabilidad caer en lo mismo que han hecho mis contradictores. La ciudad conoció mi ejercicio como concejal y como Procuradora, siempre he sido conceptualmente coherente y cohesiva, no soy un camaleón con la capacidad de pintarse del color que particularmente más le sirva.

Con respecto al tema político, hoy en el Concejo de Santa Marta aparentemente hay un enfrentamiento dos grupos, sí, pero esta es una situación que se generó recientemente. No se puede relacionar el tema de las mayorías y minorías con las acusaciones en mi contra, porque los supuestos procesos que según los concejales acusadores yo usé para perseguirlos, se abrieron en febrero de este año, fecha en que yo ni estaba en el cargo, ni existía la famosa mayoría’’.

Está usted tranquila o se arrepiente de haber asumido ese reto y no haberlo cumplido?Regresa a la academia o cuál va a ser su futuro? 

‘‘Estoy tranquila. Mi vida pública se debe a Dios, a mi familia y a la gente. No me arrepiento porque asumí ese reto con toda la responsabilidad y profesionalismo con que siempre he trabajado, si bien no estaré en el cargo cuando se den los resultados de todo lo que dejé construido y en proceso, me queda la satisfacción de haber dado lo mejor de mí, crecí como profesional, como persona y como líder. Mi equipo lo sabe y la ciudad lo sabrá, entonces con ello es más que suficiente para estar segura de que valió la pena. Habría querido terminar lo que estaba construyendo, pero las cosas no siempre salen como uno las planea y sé que si Dios permitió que esto sucediera es porque necesita que yo viva todo este proceso y estoy dispuesta.

Sobre mi futuro, la academia siempre será una de mis grandes pasiones, así como el servicio público. Por lo pronto voy a dedicarme a terminar de escribir mi tesis doctoral y ya veremos después que vendrá’’.

También podría gustarte