No se dejó robar y lo mataron a bala

270

Javier Narváez Ardila, asesinado a bala cuando al parecer se opuso al robo de sus pertenencias. La víctima era natural de Valledupar.

El joven llegó a la ciudad este fin de semana con su novia. El CTI de la Fiscalía asumió las investigaciones del caso.

 

El oponerse al robo de sus pertenencias le costó la vida. Así fue la triste historia de un joven vallenato que llegó a la ciudad este fin de semana y tras negarse a las pretensiones de dos delincuentes, uno de estos le disparó, ocasionándole la muerte en un centro médico.

La víctima fue identificada por las autoridades como Javier Narváez Ardila,  y se encontraba al parecer acompañado de su novia en el barrio Ciudadela 29 de Julio la madrugada de ayer, cuando fue interceptado por los sujetos.

El caso ocurrió a la 1:00 a.m., cuando el joven pasaba por una de las calles del sector. De acuerdo a testigos, “los delincuentes llegaron a pie y le dijeron al muchacho que le diera sus pertenencias. Él se opuso y el tipo le disparó”, contaron.

Narváez Ardila fue víctima de dos disparos a la altura del tórax. De inmediato fue auxiliado y llevado hasta la sala de urgencias de la clínica Mar Caribe en donde fue atendido por los médicos en turno pero pese a sus esfuerzos murió.

Los dos presuntos delincuentes huyeron con rumbo desconocido y el cuadrante de la Policía fue alertado del hecho, realizando el ‘Plan Candado’ en la zona para dar con la captura, pero hasta el momento con resultados negativos.

La inspección judicial al cadáver correspondió al Cuerpo Técnico de Investigación de la Fiscalía. Por otro lado, de Javier Narváez Ardila se conoció que era de Valledupar, trabajaba en Postobón y residía en el barrio Ciudadela 450 años.

También podría gustarte