El Fugitivo: 25 años

337

Por: GONZALO RESTREPO SÁNCHEZ Cineasta y escritor

 

Algunas generaciones recordarán la serie de televisión “El fugitivo”, con David Jansen. Observada en todos los hogares colombianos, el éxito fue tal que estuvo varias temporadas (120 capítulos) como número uno. Claro que para esa época, ver televisión era casi que obligatorio, pues a la gente le gustaba pasar más tiempo en casa.

Esta serie estaba basada en la historia real de Sam Sheppard — un polémico caso judicial de Richard Kimble en 1954— Y es que Sheppard fue acusado de matar a su mujer. Después de ver la película “Strange holiday” con los vecinos, “el doctor se quedó dormido en el sofá mientras su mujer subía a la habitación.

Según relató en el juicio, escuchó los gritos desde abajo y acudió en su ayuda. Allí vio a un hombre cuya apariencia no recordaba bien, y que le dejó inconsciente de un golpe. Al despertar, el asaltante se había ido y su esposa yacía muerta en un charco de sangre”.

A principios de los años 60´s entonces, se lanza una serie de televisión basada en un doctor cirujano,  que comienza una fuga de prisión para limpiar su nombre tras ser acusado del asesinato de su mujer, que, según él dijo y nadie creyó: fue perpetrado por un hombre con un brazo ortopédico. Así que el productor del asunto Roy Huggins, quiso lograr en la ficción, lo que nunca ocurrió con el caso de Sheppard: que él tuviese la razón y lograse limpiar su nombre ante la opinión pública. “El fugitivo” debutó en ABC en septiembre de 1963, y desde luego tuvo mucha más acción, persecuciones y tensión que la historia real, pero esto a mi juicio fue lo que le dio el éxito.

Con el paso del tiempo y tras seguir siendo recordada, pues Hollywood decidió llevarla al cine (Harrison Ford en el papel del fugitivo). No obstante muchos miembros del equipo opinaron que iba a ser un auténtico fracaso, lo que sucedió fue todo lo contrario. El fugitivo fue el tercer filme más taquillero de aquel 1993 y en la gala de los “Oscar” del año siguiente obtuvo hasta siete nominaciones, incluido el de Mejor Película.

Con  relación a la estructura del filme, la primera parte se entrega al incidente y la acción con la huida de Richard Kimble y su persecución por diferentes parajes por parte de los federales de un terco Sam Gerard. Y la segunda hora se concentra toda en la ciudad de Chicago. Aquí se observa la investigación clandestina que lleva a cabo Kimble queriendo hallar la identidad del “hombre manco” que mató a su esposa. Ambas partes de la cinta están muy bien explicadas y desarrolladas, entreteniendo lo suficiente al espectador.

Dos cosas para terminar. Harrison Ford ayudó a construir este personaje encajando en el espíritu de ese héroe. Así contaban en The Atlantic cómo el actor ya se proponía ser uno de esos héroes. Y segundo, el actor Tommy Lee Jones no se quedó atrás. Aparte de los stunts (situaciones peligrosas que ejecutan los actores o dobles), con su interpretación del agente Gerard, realiza una mezcla de tipo duro y bonachón, pertinaz pero carismático.

Y eso que, por aquel entonces, no había tantas nominadas —ni tampoco el apartado a la Mejor Película Popular, según la Academia para este año 2018—. De todas esas nominaciones, sólo ganó en una: la de Mejor Actor de Reparto para Jones y su carismático agente federal. Hoy se cumple 25 años de este filme, que revindicó en su momento a una de las mejores series de televisión del planeta.

También podría gustarte