Acabar pobreza en el Distrito exige calidad en la educación

248

El Alcalde Rafael Martínez estuvo acompañado de varios secretarios de su gabinete y tomó atenta nota de los índices negativos en materia de calidad educativa, de salud y servicios públicos. /MONTINER ALVIS.

El 52% de las instituciones oficiales del distrito de Santa Marta se ubicaron en la categoría más baja de calidad según las pruebas Icfes de 2017.

Luego de conocerse los resultados del Informe sobre Calidad de Vida 2017 de los samarios que realizó el Programa ‘Santa Marta Cómo Vamos’ quedaron al desnudo los grandes desafíos de la administración distrital, la academia, el sector empresarial y la ciudadanía.

Entre esos retos se encuentra la urgencia de avanzar en la calidad educativa si se quiere sentar unas mejores bases en los jóvenes bachilleres que una vez ingresan a la universidad presentan falencias en comprensión lectora, redacción y análisis crítico.

Al referirse a los indicadores de educación, Lucas Gutiérrez, director ejecutivo del programa, afirmó que la tasa de deserción escolar ha disminuido mientras que la cobertura se ha ampliado pero en lo que respecta a la calidad educativa hay niveles bajos en Lenguaje y Matemáticas.

 ‘‘Durante los últimos 5 o 6 años la proporción de estudiantes que tienen niveles avanzados satisfactorios en Matemáticas o de Lenguaje en los grados 5 y 9 ha permanecido prácticamente igual. Eso refleja que la calidad educativa en la ciudad no ha tenido avances significativos en materia de competencias de Lenguaje y Matemáticas’’, recalcó.

El 52% de las instituciones oficiales del distrito de Santa Marta se ubicaron en la categoría más baja de calidad según las pruebas Icfes de 2017.

Con base en lo anterior hizo un llamado para que sea la calidad educativa un propósito superior propiciando un mejor modelo que facilite más oportunidades para salir de la pobreza en que se encuentra Santa Marta, ciudad que ocupa el sexto lugar a nivel nacional y el tercero en la Región Caribe.

En cuanto a la pobreza monetaria extrema en el periodo 2010-2017 en el país se redujo más que en la ciudad, ya que ésta ha aumentado en los últimos dos años. Santa Marta es la quinta ciudad con más miseria entre las 23 principales ciudades y la tercera ciudad con más miseria entre las capitales de la Región Caribe.

A nivel de salud y de servicios públicos la ciudad continúa en su rezago aunque se ha reducido la tasa de mortalidad en menores de cinco años  en un 11,8% respecto al 2014 donde la tasa se ubicó en 16.7%.

Así mismo hay una disminución en la mortalidad general y por Infecciones Respiratorias Agudas (IRA) aunque se advierte que urge mejorar en los indicadores de nutrición para reducir el índice de los nacidos con bajo peso y aumentar además el número de camas hospitalarias.

 

CONVERSATORIO

Después de la presentación oficial de los resultados de ‘Santa Marta Cómo Vamos’ se procedió a instalar un conversatorio en donde participó el alcalde Rafael Alejandro Martínez, quien acogió la información y anunció lo que su gobierno adelanta para superar la pobreza que según el mandatario obedece a un problema estructural de varias décadas atrás.

 ‘‘No es fácil comparar a Santa Marta con ciudades capitales que tienen resuelto ciertos problemas mucho antes que nosotros. Si nos concentramos en el tema de pobreza debo decirles que esta es la tercera ciudad receptora de desplazados en Colombia, la primera per cápita, y recibir 260 mil desplazados en un corto tiempo en una ciudad que no tiene la capacidad institucional para absolver y darle respuesta a esa población es obvio que se genera una problemática. Esa migración a la ciudad ha generado no solo una presión en el tema de seguridad sino en la educación, la salud, la vivienda y obviamente al aumento de la informalidad’’, relató el mandatario.

Dijo además que el compromiso de los padres de familia en la formación de sus hijos no puede seguir delegándose a los docentes porque la calidad educativa exige corresponsabilidad y voluntad.

 

FORMACIÓN PARA EL DESARROLLO

Por su parte el rector anfitrión Alfredo Méndez Alzamora dijo que después de escuchar las cifras que no son las mejores para Santa Marta, ratificó que la academia tiene un compromiso con la investigación y la excelencia ya que con la acreditación en alta calidad en algunos de sus programas se puede ayudar con los mejores estándares para lograr una planificación que permita conjurar los índices negativos revelados por el Programa ‘Santa Marta Cómo Vamos’.

‘‘El desarrollo debe partir de una base de formación sino hay formación científica no hay desarrollo porque la ignorancia es estéril. En Santa Marta tenemos tres factores de desarrollo: la agroindustria, el turismo y el puerto. La primera tiene una expansión muy lenta por su propia naturaleza, mientras que el turismo es abierto y más contemplativo con grandes dones que circundan la ciudad. De allí que se requiera una pista ampliada para que lleguen los vuelos de cabina ensanchada con turistas que traigan moneda dura que es la que dinamiza la economía y genera desarrollo. El factor de desarrollo que genera el puerto es todavía más limitado que la misma agroindustria, por eso aplaudo el interés de nuevas empresas que quieran instalarse en la ciudad para que nos ayuden a ampliar el espectro y la diversificación de la producción y pueda haber más empleo y más trabajo’’, enfatizó.

También podría gustarte