La votación envía un mensaje contundente a pesar de no ser aprobada: Analistas

399

Las expectativas estaban centradas en que la Consulta Anticorrupción, realizada este domingo en el país, alcanzara el umbral de participación para ser aprobada, sin embargo, por poco más de 500.000 votos el mecanismo no logró el objetivo. No obstante, para diferentes analistas con este hecho se sentó un precedente electoral que envía un importante mensaje a la clase política del país.

Desde horas de la mañana se presenciaba en los puestos de votación a nivel nacional la poca afluencia de votantes que por distintas razones no participaron de la cuarta cita electoral de este 2018, y que esta vez no buscaba elegir a un candidato sino aprobar siete medidas para combatir la corrupción, un flagelo que le cuesta al país 50 billones de pesos al año.

Y aunque en el transcurso del día aumentó un poco el flujo de votantes, al final el mecanismo de participación popular no alcanzó los 12.140.342 votos de umbral requerido para ser aprobado, dejando un sinsabor en la ciudadanía que en los últimos meses le apostó a que este mecanismo alcanzara el apoyo que se necesitaba y poder sentar un precedente.

Para los analistas consultados por COLPRENSA, esta votación envía un importante mensaje a la clase política del país confirmando que los ciudadanos están cansados de la corrupción. Sin embargo, son varios los aspectos que pudieron haber incidido para que la consulta no haya alcanzado la votación necesaria, entre ellos un cansancio electoral debido a las cuatro jornadas que se han realizado este año, la politización del mecanismo y la poca campaña en las regiones, entre otros.

El director del Observatorio Político de la Universidad del Rosario, Yann Basset, consideró que la votación es bastante alta a pesar de que no se logró el objetivo y envía un claro mensaje al Congreso y a los políticos del país que ya se había visto en las pasadas elecciones.

“Es realmente muy poco lo que faltó para alcanzar el umbral y yo creo que a pesar de que no se logró, hay un mensaje político muy fuerte y la pelota pasa al campo del Congreso que va tener que escuchar este mensaje y tomar muy en serio este tipo de medidas”, indicó Basset.

Con esta postura coincidió el analista político José Fernando Flórez, quien resaltó que el resultado es un importante logro porque envía un mensaje claro al Congreso y al presidente de la República.

“Es una votación histórica de los ciudadanos y los promotores de la Consulta porque si la comparamos con la de otros mecanismos de participación que se han realizado en el país, salvo el plebiscito, son uno votos bastante importantes y envía un mensaje al país: que la gente está harta de la corrupción y ojalá que el Congreso y el presidente Duque entiendan esta manifestación”, indicó Flórez

Entre tanto, el analista político y docente de la Universidad Externado Jorge Iván Cuervo opinó que el año electoral ha estado muy movido y eso pudo haber generado cierta resistencia para acudir a las urnas por parte de los ciudadanos.

“Creo que hay una saturación electoral en el país porque tuvimos elecciones al Congreso, la primera y segunda vuelta presidencial, y ahora esta consulta. Por eso se pudo haber generado cierto cansancio de los ciudadanos para ir a votar y este es un punto importante”, explicó Cuervo.

Por su parte, Mauricio Jaramillo, docente de Ciencia Política de la Universidad del Rosario, explicó que este tipo de mecanismos en jornadas atípicas siempre presentan este tipo de situaciones debido a que hay una confusión en la ciudadanía y no se logra conectar directamente con el objetivo por factores como la politización que vive el país.

“Las elecciones atípicas siempre presentan este tipo de fenómenos y es que la gente no entiende muy bien el mecanismo, no está conectada y también se pudo haber presentado por la politización en torno a las figuras de los promotores de la consulta, como el Partido Verde, los cuales tienen muchos enemigos entre la clase política tradicional. Precisamente, fueron algunos de estos políticos los que se dedicaron a decirle a la gente que la consulta no servía y que ya habían unas normas para esos efectos y por eso creo que toda esa politización le terminó haciendo daño”, explicó Jaramillo.

Entre las causas que llevaron a que el mecanismo no alcanzara el umbral requerido también está, según los analistas, que no era muy claro que la consulta resolviera los problemas de corrupción que desde hace muchos años presenta el país, además de que el umbral siempre ha sido uno de los principales retos para superar.

“La mayoría estamos de acuerdo en la lucha contra la corrupción, en rechazarla y condenarla, pero no era muy claro que la consulta llevara a resolver estos problemas porque finalmente la gente entendía que era el Congreso el que iba a tener que tramitar las leyes que se derivaban de este mecanismo y por eso muchos pudieron haber pensado que era una bobada, porque nos quejamos de que el Congreso es corrupto y era el mismo parlamento el que tenía que darle trámite a los mandatos”, explicó Cuervo.

Frente al reto del umbral, Flórez resalto que se deben hacer unas reformas para modificarlo ya que están incentivando una abstención en la ciudadanía y esto no le hace bien al país.

“Hay que hacerle una reforma a la Constitución porque los actuales umbrales son bastante altos e incentivan la abstención activa por lo que no le sirven al país, ya que están haciendo inocua la democracia. Un ejemplo de esto es que la única que vez en el que ha funcionado un mecanismo popular fue con el plebiscito para el que se bajó el umbral al 13%”, explicó Flórez.

Con este planteamiento coincidió Basset, quien resaltó que el reto era pasar el umbral pero que la votación es el reflejo de una ciudadanía crítica y que constantemente está pendiente de este tipo de temas, por lo que el resultado no es nada despreciable.

“Hay en Colombia una masa crítica de ciudadanía, que es atenta a todos estos temas y que se moviliza, y esto es bastante importante. Tenemos que reconocer que el umbral es muy alto y sabíamos que era uno de los mayores retos, pero estos votos son un muy buen resultado para una consulta porque en las pasadas elecciones tuvimos un promedio de 19 millones de votos, lo que nos permite concluir que buena parte del electorado participó de este mecanismo”, indicó Basset.

Sin embargo, el factor del expresidente y senador Álvaro Uribe Vélez, quien en un principio apoyó la realización del mecanismo y a última hora decidió no participar, también pudo haber incidido en los votos que faltaron para que la consulta hubiera sido aprobada.

“El expresidente Uribe se bajó de la consulta a última hora y aseguró que no la apoyaba, esto pudo generar un impacto porque mucha gente que le cree a él hubiera podido salir a las urnas. Además, que la hubiera votado el presidente Duque no tenía un mayor impacto electoral, porque finalmente los votos con los que salió elegido en su gran mayoría son de Uribe”, opinó Cuervo.

Bogotá Colprensa.

También podría gustarte