Cadáver de venezolana permaneció 5 días en un parqueadero

198

Los restos mortales de la señora Lesbia Farías fueron llevados hasta el cementerio de Mamatoco, en donde ayer le dieron sepultura. /LUIS PARRA.

Los familiares de una mujer de nacionalidad venezolana que falleció en una clínica de la ciudad permanecieron entre el llanto y la burocracia, debido a que el cadáver estuvo por espacio de cinco días en el parqueadero del centro médico, ya que no contaban con los recursos económicos para darle cristiana sepultura.

 

Su historia es una de tantas que viven a diario los venezolanos en esta capital.

La señora fallecida identificada como Lesbia Farías, de 49 años de edad, fue internada en la clínica Mar Caribe, hace aproximadamente un mes y el pasado 24 de agosto, murió tras un problema en los pulmones, que horas más tarde se convirtió en neumonía.

Para los pocos allegados a la mujer esto no fue lo peor; lo más trágico fue buscar dinero para poder sacarla del parqueadero del centro asistencial.

“Los familiares, por ser venezolanos indocumentados, no tenían recursos económicos para ofrecerle un servicio fúnebre a la víctima ni muchos menos cómo sepultarla, por lo que decidieron llevarla hasta una vivienda”, comentó un residente del barrio San Fernando.

Ante este hecho, la comunidad consternada, no solo por la muerte de Lesbia Farías, sino también por la travesía que pasaron para obtener el féretro de la mujer.

LIMOSNA PARA SU SEPELIO

Karina Méndez, hermana de la mujer fallecida aseguró: “por favor no es que seamos venezolanos, somos hijos de Dios igual que todos, vengamos de donde vengamos; pedimos la ayuda en la Alcaldía y no las negaron (…),  sí, la Alcaldía ayudó a mi hermana con la operación y por medio de ellos la atendieron en la clínica Mar Caribe, pero después que ella falleció no nos quisieron dar más respuesta”, comentó.

De igual modo expresó que “buscamos y tocamos puertas pero todas las respuestas fueron negadas. Le pido a las entidades que sean solidarias con nosotros los venezolanos, no me gustaría que esto le llegue a pasar a otras personas, seamos solidarios y tengan compasión que todos somos seres humanos”, recalcó.

‘NO HUBO RESPUESTAS DE LAS AUTORIDADES’

Entre tanto, el delegado de la Junta de Acción Comunal del barrio Luis R. Calvo, William Ruiz Miranda, dijo que lo más triste del caso fue que tocaron puertas de diferentes entidades y estas al parecer no atendieron a sus llamados.

“Llamamos al Alcalde Menor de acá de la Localidad Dos, y es vergonzoso porque no puede ser posible que en un caso de estos, en donde no se habla de una colombiana sino de una venezolana, no se le presten los servicios. A ella nunca se los prestaron.  Llamamos a la Secretaria de Salud para que nos colaboraran y las entidades nos cerraron la puerta; no es posible que una persona dure cinco días muerta en un lugar”, mencionó  Ruiz Miranda.”

También podría gustarte