OEA no descarta intervención militar para tumbar a Maduro

333

En su último día de visita a Colombia, Luis Almagro secretario de la OEA compartió con decenas de venezolanos que se alimentan a diario en el comedor comunitario de la Casa de Paso la Divina Providencia, manejado por la Iglesia católica en la urbe, principal punto de entrada de los migrantes al país.

El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, tras finalizar su visita de evaluación a la migración venezolana en Colombia, aseguró que América Latina no debe descartar una intervención militar en el vecino país.

 

” (…) Intervención militar para derrocar el régimen de Nicolás Maduro. No debemos descartar ninguna opción porque definitivamente el régimen de Nicolás Maduro lo que está perpetrando es crímenes de lesa humanidad contra la población, es violación a los derechos humanos, es sufrimiento de la gente en éxodo”, dijo Luis Almagro tras finalizar una reunión en Cúcuta con las autoridades migratorias colombianas.

Sin embargo, el secretario de la OEA recalcó que se debe seguir buscando la salida diplomática a la situación, pero que no se debe dejar por fuera ninguna opción.

Durante su visita, Luis Almagro manifestó el respaldo a Colombia para enfrentar la migración venezolana, que afecta a toda la región.

El secretario de la OEA también calificó la crisis venezolana de “inmoral” y mentirosa al querer ocultar que los ciudadanos de ese país atraviesan por una situación grave que incluye problemas de alimentación, salud y falta de necesidades básicas.

El secretario general de la OEA, Luis Almagro, visitó ayer viernes refugios y comedores comunitarios dispuestos por Colombia para los miles de migrantes venezolanos que huyen de la profunda crisis económica en su país.

“Tenemos que recuperar la democracia en #Venezuela xa que todos los migrantes venezolanos puedan volver a su país y también recuperen su libertad y bienestar (sic)”, escribió Almagro en Twitter desde la ciudad colombiana de Cúcuta, fronteriza con la nación petrolera.

En su último día de visita a Colombia, Almagro compartió con decenas de venezolanos que se alimentan a diario en el comedor comunitario de la Casa de Paso la Divina Providencia, manejado por la Iglesia católica en la urbe, principal punto de entrada de los migrantes al país.

La crisis migratoria “se resuelve con ustedes de vuelta en Venezuela, libres y capaces de seguir su futuro, capaces de trabajar su futuro”, les dijo el jefe de la Organización de Estados Americanos (OEA) tras escuchar “desgarradores” testimonios de los migrantes.

Según la ONU, cerca de 2,3 millones de personas salieron desde 2014 del país petrolero, sumido en una aguda crisis económica. Colombia ha recibido a más de un millón, de los cuales ha regularizado a 820.000.

Los venezolanos le pidieron que trabaje por la “libertad” de su nación y porque el presidente Nicolás Maduro, a cuya “dictadura” Almagro responsabiliza de la crisis migratoria y económica, deje el poder. 

“Le dije que nos ayudara, que nos apoyara porque estamos necesitando del apoyo de todas las personas y de todos esos países hermanos que nos tienden la mano”, afirmó a la AFP Gabriela Gil, una venezolana de 25 años que tenía en brazos a su bebé.

También podría gustarte