Un adelanto del Cartagena Festival Internacional de Música

262

Lo que se vivió fue un pequeño anticipo de lo que se vivirá en Cartagena, con una edición denominada: ‘Armonía celeste.

El Teatro Faenza, una joya arquitectónica del centro de la Capital del país, que viene siendo lentamente restaurado tras años de total abandono, fue el lugar ideal para la presentación oficial de lo que será la edición 13 del Cartagena Festival Internacional de Música 2019.

No es la primera vez que se elige este escenario para presentar este festival; son 94 años de historia los que tiene este teatro, siendo el más antiguo en proyectar películas de cine, con una arquitectura de influencia italiana del siglo XIX.

Este escenario, que vivió su esplendor en la primera parte del siglo XX y pese a ser Monumento Nacional desde hace 43 años, fue cerrado en el 2002, luego de ser un lugar de presentación de películas para adultos, para iniciar una remodelación que le ha devuelto su brillo.

Allí, un selecto grupo fue invitado a una cena para conocer detalles de lo que será la próxima edición de este festival que edición tras edición se ha ganado un lugar entre los eventos más importantes de la música clásica en América Latina.

Este evento contó con la presencia de la Primera Dama de la Nación, María Juliana Ruiz, además de los principales organizadores del Cartagena Festival Internacional de Música, como Julia Salvi de la Fundación Salvi, así como Pedro Ruiz, el artista que realizó la imagen oficial de la edición 13 de este evento musical.

Lo que se vivió fue un pequeño anticipo de lo que se vivirá en Cartagena, con una edición denominada: ‘Armonía celeste: el número, el sonido, la música’, donde se buscan presentar los estrechos lazos entre la música, la ciencia y la tecnología.

Muestra de ello, la presentación de la intérprete del arpa, Gwyneth Wentink de Holanda, quien es una experimentada arpista clásica y experimental, quien se ha destacado por sus proyectos innovadores con música y ciencia.

Así lo mostró en el Teatro Faenza con ‘Piece fo Heary & Vibration para arpa’ de Julie Mier, compuesta para este instrumento y dispositivos electrónicos, logrando un singular diálogo entre las cuerdas del arpa y las palpitaciones de la frecuencia cardiáca de la artista.

También se interpretaron piezas de Claude Debussy, compositor que buena parte de su obra la basó en la búsqueda de representar los misterios de la naturaleza, en especial las ondulaciones del agua y el movimiento de las olas. Llegó a tal nivel, que se ha podido establecer que su representación musical de una ola es similar, a su manera, a la descripción que realiza del mismo fenómeno un científico moderno.

Para estas interpretaciones, a Gwyneth se unió Gary Schocker, flautista estadounidense, y además, interpretar alginas piezas de Johann Sebastian Bach, quien también exploró la relación entre el ser humano y el misterio del universo.  En al edición número 13 del Cartagena Festival Internacional de Música, sus obras ocuparán un lugar central.

Estos dos músicos,  junto a la Orquesta Sinfónica  del Conservatorio de Música de la Universidad Nacional de Colombia, de Wolfgang Amadeus Mozart interpretaron el Concierto para flauta, arpa y orquesta en do mayor.

Dentro del concepto que manejara la programación de la próxima edición de este festival, no podía faltar Mozart, el compositor que ha escrito, al mismo tiempo, la música más inocente y la más celestial, con visos de clarividencia.

Todo esto como un pequeño adelanto de lo que se vivirá durante diez días en Cartagena en el festival, del 4 al 13 de enero de 2019. La fría pero emotiva noche de presentación en Bogotá finalizó con una cena a cargo del reconocido chef Harry Sazón.

 

También podría gustarte