Desechos del mar convertidos en arte ambiental y cultural   

276

Las obras de arte ambiental y cultural se basan en las especies de fauna, figuras humanas, medios de transporte marino e instrumentos musicales.

Por
SINDY ESTRADA ÁLVAREZ

El mar Caribe es sinónimo de variedad y diversidad de recursos naturales; hábitat de especies de fauna y flora; fuente de alimentos, empleo y recreación; elemento fundamental para el equilibrio social, económico y ambiental de muchas poblaciones; entre otras. Para Alonso Ramírez Otálvarez es la oportunidad de laborar, el escenario para conocer a muchas personas, la inspiración para la vida y sobre todo el proveedor de los materiales para el desarrollo de sus obras de arte ambiental y cultural, las cuales fabrica con los desechos del mar como raíces, troncos y ramas, que son arrojadas en las orillas de las diferentes bahías, ensenadas o playas del Parque Nacional Natural Tayrona.

Él es un santandereano, criado en Puerto Boyacá y residente en la ciudad de Santa Marta desde hace más 30 años, a donde llegó a compartir con sus familiares. Alonso fue arriero, guardabosques, celador, mensajero y luego cazador, pero se dio cuenta que esa actividad – la caza – estaba acabando con especies representativas y si las destruía la naturaleza se quedaría sin opciones para generar los recursos económicos para su sustento y el de su familia.

Desde hace 18 años, Alfonso Ramírez convierte las raíces, troncos y ramas que arroja el mar en jaguares, tigres, monos, babillas, caimanes, tiburones, aves, peces, zainos, culebras, entre otras especies de fauna. También elabora canoas, lanchas y cayucos; bastones; instrumentos musicales y figuras humanas.

El señor Alonso recuerda que sus amigos antes se burlaban de él cuando lo veían recogiendo ramas o tallos de árboles en las playas, pero hoy lo ven como un artista, maestro y ambientalista.

“Este arte es muy bonito, ayuda a limpiar el mar, demuestra como los desechos son reutilizables y es una opción de vida porqué hoy muchos niños y jóvenes están aprendiendo a tallar la madera que llega a las playas para recobrar vida como una escultura tallada naturalmente”, dijo el artista.

Muchas de sus obras lucen con el color natural de la madera o tonos marrones, con lo que desea representar la antigüedad y la majestuosidad de las casas coloniales de la ciudad de Santa Marta. “Quiero que las esculturas se vean como parte de la historia, pulidas, bien trabajadas, como algo en constante perfeccionamiento, que busca mostrar que los desechos se pueden convertir en arte”, explicó Ramírez Otálvarez.

CUIDADORES AMBIENTALES

En el barrio Divino Niño, donde reside Alonso Ramírez Otálvarez, tiene un semillero de 10 jóvenes cuidadores ambientales, a quienes les enseña todo sobre la protección de los ecosistemas y las especies de fauna y flora. También los educa a tallar los troncos, manejar herramientas de ebanistería y evitar los químicos puesto estos afectan el medio ambiente.

Algunos de los jóvenes son Jesús David Lemos Gutiérrez, José David Flores de la Hoz, Luis Camilo Remo y su nieto Sebastián Andrés Benitez.

“Ellos están aprendiendo el arte ambiental, el aprovechamiento de los desechos y la carpintería, ese era uno de mis sueños con estos muchachos. El otro anhelo es construir un taller para la conservación de la naturaleza, donde los niños, los jóvenes y los adultos aprendan a valorar todos los elementos que hay a su alrededor y la naturaleza”, dijo.

El señor Alonso espera que el taller ambiental, que tanto desea, también se convierta en el espacio para que las niñas y jóvenes aprendan a tejer, elaborar floreros con materiales reciclables; y crear objetos como flores, mariposas, pajaritos y figuras decorativas.   

Considera que los seres humanos deben dejar de ser los depredadores ambientales para convertirse en cuidadores puesto que todos los recursos se pueden acabar, dejando a los humanos sin la fuente de la vida, sin aire, sin agua, sin bosques y sin alimentos.

Alonso Ramírez Otálvarez es un ejemplo del aprovechamiento de los residuos sólidos, reutilización adecuada de los materiales reciclables, conservación del ambiente y educación a través del arte y la cultura.

También podría gustarte