Triste noticia para los estudiantes             

225

El presidente Iván Duque anunció que el programa Ser Pilo Paga, que se viene ejecutando desde hace cuatro años, no continuará por falta de recursos, aunque se cumplirá el compromiso asumido por el Estado con los jóvenes que ya se encuentran como beneficiarios. Es una triste noticia para los estudiantes de bajos ingresos que están saliendo del bachillerato con excelentes resultados en las pruebas ICFES, y que tenían la esperanza de continuar sus estudios superiores en las mejores universidades de Colombia con el apoyo económico oficial. Ojalá que el Gobierno encuentre la fórmula para seguir incentivando a estos jóvenes.

El programa Ser Pilo Paga, creado en el gobierno anterior, ayudó a que cerca de 40 mil estudiantes que, de otra manera habrían tenido grandes dificultades para ingresar a las universidades, pudieran acceder a la educación superior de calidad y hoy se estén convirtiendo en profesionales que van a destacarse, seguramente, por su desempeño en el futuro. Con este programa también se incentivaron los procesos de acreditación de calidad institucional de muchas universidades privadas, para poder acceder a esos recursos, y para que en conjunto el nivel de la educación universitaria se elevara.

Entendemos que el nuevo gobierno le haga ajustes a esta estrategia, si lo que se quiere es llegar a más beneficiarios con los recursos del Estado, pero es importante que no se deje de apoyar a todos esos jóvenes que tienen la ilusión de convertirse en profesionales y que además cuentan con capacidades suficientes para brillar en los caminos que escojan para su formación. Además, que la decisión que se adopte siga estimulando la demanda para el ingreso a las universidades privadas que se muestran comprometidas con la calidad educativa en Colombia.

De la misma manera, y coincidente con los reclamos que vienen haciendo las universidades públicas acerca de su financiación, el Gobierno Nacional debe buscar las fórmulas que lleven a que las instituciones de educación superior estatales se mantengan y fortalezcan como las de mejor calidad en el país. Solo la Universidad Nacional, que está no solo entre las mejores de Colombia sino de América Latina, necesita $60 mil millones para poder terminar el año, y en iguales condiciones están otras importantes universidades públicas, del país..

Por ello, el ajuste que se propone debe ir encaminado no solo a lograr una mayor equidad social sino a impulsar con mayor decisión que los niveles de calidad sigan en ascenso, y que los profesionales que allí se formen sean cada vez más competitivos en el mundo de hoy. Desde el Ministerio de Educación se requiere mucha sensatez en las decisiones en todos los niveles del sector, comenzando con los programas preescolares, pero también en la educación básica primaria y secundaria, y desde luego en la educación superior.

A finales del próximo mes el Gobierno debe revelar el nuevo plan con el que ojalá se siga avanzando en cobertura, calidad y pertinencia educativa. Además, que muchos jóvenes de lugares alejados de los centros urbanos también puedan soñar con educarse y desarrollar sus habilidades y talentos. En eso Colombia no puede devolverse. Lo grave es que en el Presupuesto Nacional del 2019 el sector educativo aparece desfinanciado, lo que no solo afecta el Ser Pilo Paga, sino varios programas que vienen dando buenos resultados en el sector, frente a las exigencias que se tienen actualmente al ser parte de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

*Internacionalista

También podría gustarte