‘El plástico sí tiene una segunda vida’

346

Con plásticos PET se pueden realizar una variedad de elementos entre ellos canecas ecológicas, sillas, bancas, techos, lanchas y muchos otros objetos útiles en la vida cotidiana.

El especialista ambiental afirma que el planeta no produce basuras sino que los seres humanos son quienes contaminan el entorno por eso extendió una invitación a oxigenar el cerebro y la mente para asumir un compromiso más sostenible con la naturaleza.

Con la premisa de que la basura no existe sino que se puede reutilizar el licenciado especialista en educación ambiental Jesús Rey Peña promueve el proyecto ‘Segunda vida del plástico’, el cual se gestó hace 3 años en la institución San Juan del Córdoba en Ciénaga.

Según el especialista dicho proyecto ha transcendido a otros municipios gracias al respaldo del Ministerio de Educación Nacional y el decidido apoyo brindado por parte de la Cooperativa de Educadores del Magdalena (Cooedumag) que preside Lenis Molina Orozco y su fundación.

‘‘En todo este proceso hemos venido capacitando a los estudiantes, profesores, padres de familia y a la comunidad educativa en general, propiciando una conciencia ambiental y facilitando a un cambio del chip porque debemos dejar una semilla nueva para que las próximas generaciones tengan un mejor planeta’’, indicó.

Rey afirma que el planeta no produce basuras sino que los seres humanos son quienes contaminan el entorno por eso extendió una invitación a oxigenar el cerebro y la mente para asumir un compromiso más sostenible con la naturaleza.

Al referirse a su proyecto dijo que al reutilizar los plásticos pet se obtienen varios elementos entre ellos las bancas, canoas, muebles, techos, canecas y otros artículos útiles para el hogar. Eso se complementa con unos talleres dirigidos a los padres de familia y demás miembros de la comunidad educativa para hacer aportes y reformas a los proyectos ambientales escolares (PRAES).

Jesús Rey y su hija María Gabriela de 6 años de edad participaron en el ‘Día Mundial de Limpieza’ que se realizó en la bahía de Taganga y realizaron una demostración a la comunidad sobre la reutilización de las botellas plásticas pet de bebidas gaseosas. Después de recolectar varias botellas plásticas y con la ayuda de un cautín elaboraron unas canecas ecológicas amarradas con alambre dulce.

‘‘Es realmente una experiencia muy enriquecedora poder venir con mi hija María Gabriela a esta actividad en Taganga y hacer esta demostración. Quiero aprovechar para invitar a las distintas comunidades de Santa Marta para que a través de sus líderes sociales me puedan contactar ya que estoy dispuesto a ir hasta sus colegios y mostrar este macro proyecto que le apunta a una mejor calidad de vida a toda la comunidad’’, recalcó.

Es válido mencionar que el buen ejemplo empieza en cada hogar y lo debe ejercer papá y mamá para que sus hijos lo sigan y repliquen en la sociedad. No se puede seguir predicando las buenas acciones de labios para afuera, es vital que exista una demostración genuina en la práctica. Y todo empieza con cultura cívica y ciudadana. Si tomo agua en una buseta no debo arrojar la bolsa vacía por la ventana porque ayudaría a ensuciar la ciudad, lo mismo si consumo un guineo maduro y arrojo la cáscara al piso no es una conducta aceptable porque el desecho tiene su lugar, y es una caneca.

‘‘En los municipios que hemos asistido vamos dejando una semilla ecológica porque el plástico tiene una segunda vida y sí es posible dejar una huella positiva para que los niños y jóvenes puedan contar con un mejor planeta y conservar su entorno’’, puntualizó Rey Peña.

También podría gustarte