Gaula rescató a venezolana que fue secuestrada 

256

Zulbany Antonietta Zarraga Lacle, es la mujer venezolana liberada por un grupo especial del Gaula.

La extranjera fue abusada física y sexualmente. *Alias ‘El Mono’, exigía la presencia de una hermana de la víctima en el lugar, para presuntamente sostener relaciones carnales con las dos.

 

En una operación especial ejecutada por personal del Grupo Gaula de la Policía del Magdalena, fue rescatada una mujer venezolana que había sido secuestrada el pasado 14 de septiembre en zona céntrica de Santa Marta. Su captor fue detenido en el procedimiento.

La joven víctima fue identificada por las autoridades como Zulbany Antonieta Zarraga Jacle, de 22 años de edad, residente en el barrio Nacho Vives y oriunda de la localidad de Coro en el vecino país.

Po su parte, el secuestrador responde al nombre de José del Carmen Pacheco Flórez, conocido con el alias de ‘El Mono’. El caso se registró el pasado viernes en horas de la noche, en el sector de la Bahía de Santa Marta.

Allí, presuntamente bajo engaños la subió a un vehículo tipo taxi y la trasladó hasta la finca La Esperanza, ubicada en el barrio Ayapel, sector La Paz; lugar donde se realizó el rescate.

LAS PRETENSIONES DE ‘EL MONO’

Se conoció que alias ‘El Mono’  llamó a la hermana de la joven  para exigirle que fuera al lugar para sostener relaciones íntimas con las dos, pero principalmente con ella, y si no accedía a lo que él quería, la mataría y luego iría por su familia.

Después del hecho, la hermana instauró la respectiva denuncia ante la Fiscalía, lo que permitió la rápida reacción de las autoridades, ubicación, y liberación de la afectada.

José Del Carmen Pacheco Flórez, alias ‘El Mono’, es sindicado por el delito de secuestro y abuso sexual.

Hasta la finca La Esperanza llegaron los efectivos del Gaula, quienes fueron recibidos a balazos por parte del presunto secuestrador, en el intercambio de disparos Pacheco Flórez fue impactado de un tiro en la pierna izquierda, logrando reducirlo, y de incautarle un arma de fogueo, y un celular que utilizaba para realizar las llamadas amenazantes.

Luego fue llevado hasta una clínica de esta capital en donde fue sometido a cuidados médicos y tras ser dado de alta, le leyeron sus derechos y lo trasladaron hasta los calabozos de la Unidad de Reacción Inmediata URI Seccional Santa Marta, donde quedó a disposición de la Fiscalía, por los delitos de secuestro y abuso sexual. 

 

También podría gustarte