ICA decreta la alerta epidemiológica por nuevos brotes de rabia silvestre

277

El Magdalena es endémico a esta enfermedad. Durante los últimos años, se han presentado entre 25 y 76 casos por año, afectando a bovinos, equinos, ovinos, caprinos y porcinos.

En Guamal, San Sebastián de Buenavista, Santa Ana, Santa Marta y Zona Bananera se han presentado los diagnósticos positivos de la enfermedad.

 

Con el fin de que los productores aporten en la construcción de un campo sano, con emprendimiento y equidad, implementando las medidas de prevención para controlar los brotes de rabia silvestre en el departamento. El ICA declaró la alerta epidemiológica en todo el Magdalena, ante las 20 notificaciones atendidas este año, con  4 focos de rabia silvestre diagnosticados como positivos en los municipios de Santa Ana, Santa Marta, Zona Bananera y especialmente los últimos 4 focos diagnosticados en Guamal y San Sebastián de Buenavista; municipios en donde históricamente no se habían reportado casos de la enfermedad.

El objetivo del Instituto es lograr la inmunización de la población bovina de la región, pues esta enfermedad genera una afectación económica en la producción pecuaria del departamento.

El impacto de esta enfermedad para los productores y autoridades sanitarias, se presenta por la cantidad de animales que mueren en el año a causa de ella, por el riesgo que representa para la salud pública en la región, por tratarse de una zoonosis mortal y por los costos que implica el tratamiento de personas expuestas o en contacto con los animales enfermos.

La rabia de origen silvestre es transmitida por la mordedura del murciélago hematófago, comúnmente denominado murciélago vampiro. Esta es una enfermedad de carácter mortal, que puede afectar a todos los animales de sangre caliente y al hombre.

Esta enfermedad se caracteriza por la ocurrencia de signos nerviosos, que conllevan a una parálisis progresiva que comienza en el tren posterior, con abundante salivación, caída y  muerte en los animales afectados.

 “Les pedimos a todos los productores que notifiquen ante el ICA, en cualquiera de sus oficinas locales en el departamento, la presencia de animales enfermos, con signos nerviosos y con mordeduras. Así mismo, queremos que nos ayuden en la identificación de los refugios del murciélago en sus predios y lo más importante que prevengan la enfermedad mediante la vacunación”, manifestó Luis José Baena Sánchez, líder del programa de rabia silvestre del ICA seccional Magdalena.

El departamento del Magdalena es endémico a esta enfermedad. Durante los últimos años, se han presentado entre 25 y 76 casos por año, afectando a bovinos, equinos, ovinos, caprinos y porcinos.

Como autoridad sanitaria, el ICA continúa trabajando con los productores de la regional, con el objetivo de mantener la sanidad del campo colombiano, construir país a través de la equidad y la legalidad, evitando pérdidas, que puedan generar una dificultad económica para la región y una afectación a la salud pública.

EL APOYO DE LA SECRETARÍA DE SALUD

La Gobernación del Magdalena a través de la Secretaría Seccional de Salud, teniendo en cuenta que el Magdalena es un Departamento con alto riesgo de presencia de la rabia silvestre, recalca que las personas que hayan tenido contacto con animales infectados deben acudir a los centros hospitalarios para que previa valoración del médico se determine cuál será la conducta para atener el caso de exposición al virus de la rabia.

Recalca el Secretario Navarro que “se necesita el acompañamiento de la comunidad en las veredas y los corregimientos. Esperamos que los dueños de animales se vinculen a todos estos procesos, si bien, muchas especies no han recibido la dosis necesaria para protegerlos contra el virus de la rabia”.

ACERCA DE LA ENFERMEDAD

La rabia de origen silvestre es transmitida por la mordedura del murciélago hematófago, comúnmente denominado murciélago vampiro. Esta es una enfermedad de carácter mortal, que puede afectar a todos los animales de sangre caliente y al hombre. Esta enfermedad se caracteriza por la ocurrencia de signos nerviosos, que conllevan a una parálisis progresiva que comienza en el tren posterior, con abundante salivación, caída y  muerte en los animales afectados.

 

También podría gustarte