Crisis liberal tocó fondo, renunciaron 5.000 líderes

342

En tanto, la mayoría de la bancada mantiene respaldo al expresidente Gaviria y pide no desmembrar la colectividad.

La tensión en el Partido Liberal literalmente se puso al rojo vivo, luego de que este miércoles más de 2000 de sus militantes renunciaran a la colectividad, mientras la mayoría de sus congresistas defendieron la actual institucionalidad del partido.

 

Las dimisiones se dieron por el lado de un grupo de exministros, que dimitieron en rechazo a que el jefe del liberalismo, César Gaviria, en su más reciente decisión llevó a que el partido se declarara independiente, más no en oposición frente al gobierno de Iván Duque, que era para ellos la opción más coherente que podía asumirse luego de perder las elecciones y no tener mayor identidad con el nuevo mandatario.

Entre los que han renunciado aparecen los exministros Juan Fernando Cristo, Guillermo Rivera, Yesid Reyes, Cecilia López, como también dirigentes como Ramiro Bejarano y Juan Sebastián Rozo.

En la carta enviada a Gaviria, los dimitentes señalan: “tenemos claro que en el estado anodino en que se encuentra el partido no hay espacio alguno para plantear nuestras posiciones y preferimos apartarnos de su institucionalidad para salir de manera libre e independiente a defender las verdaderas ideas liberales en todo el territorio nacional”.

Según expresaron los exministros del Interior, Cristo y Rivera, en los próximos días definirán si la opción que tomarán es crear un nuevo partido o si se acogen a alguna tendencia política.

Pero mientras que se conocían estos planteamientos, un sector de los actuales congresistas se pronunciaron. El senador Mario Castaño aseguró que “sí me quedo en el Partido Liberal porque es un partido de vanguardia, que se ha renovado y porque es un partido responsable y recoge el pensamiento de centro que quiere la sociedad colombiana”.

El representante a la Cámara Fabio Arroyave, sostuvo: “me quedo en el partido con la mayor votación en la Cámara, que ha sido el defensor del proceso de paz en Colombia. Me quedo en el Partido Liberal, porque no sólo pienso en temas burocráticos como algunos y que una vez llegaron a esos cargos y porque ya no están se retiran”.

De otra parte, en la mañana del miércoles un sector de liberales que se mantiene en la colectividad, instalaron una pancarta en la reja de la sede del partido en rechazo al sector que lideran el expresidente Ernesto Samper y el exministro Juan Fernando Cristo, en donde se dice “Hasta nunca el 8000”.

Entre los exministros que se van  del Partido Liberal están Cecilia López, quien desde hace varios años se ha mostrado disconforme por el manejo que ha tenido la colectividad, y por ello se ha ubicado en una ala con otros dirigentes, como Alfonso Gómez Méndez, quien considera que se han abandonado las banderas liberales. En igual sentido se pronunció Amylkar Acosta  y Juan Fernando Cristo.

Precisamente Cristo indicó que además de las confirmadas renuncias de los exministros, en carta que conjuntamente enviaron a César Gaviria “hoy están renunciando más de 5.000 líderes y dirigentes de todo el país. En las próximas semanas definiremos un movimiento independiente en oposición al gobierno del presidente Duque, con argumentos con tesis”,

No obstante, la dirigente confirmó  que ahora sí se va de la colectividad. “Me había retirado en privado y ahora me vuelvo a retirar en público por las mismas razones. El anuncio va a salir mañana (hoy) con un comunicado, y obviamente  queremos esperar hasta mañana (hoy) para no matar la noticia. Es el principio del retiro de mucha gente. Empezamos 10 exministros y gente que ha tenido papeles importantes en el partido, pero sabemos que esto ha tenido mucho eco y en el resto del país también irán a renunciar al partido”.

Sobre esto último, López dijo que “sé que mucha gente va a seguir esa idea de demostrar que el partido perdió su ideario”.

La exministra considera que es grave la crisis que se presenta en el Partido Liberal: “Creo que ya llegamos al colmo de los colmos, creemos que hay que salirse definitivamente. El partido perdió su norte, perdió su ideología por la forma como Gaviria lo ha manejado”.

Por su parte el exministro del Interior, Guillermo Rivera, confirmó a este Diario que también se va, “porque creemos que el partido tiene que estar es en la oposición del Gobierno. No compartimos las tesis del Centro Democrático. Es un pensamiento absolutamente distinto al nuestro. El partido no puede estar contemporizando con un Gobierno de un partido que actúa muy distinto a lo piensa el Partido Liberal”.

Rivera aseguró sobre los que comparten esta postura que, “exministros somos como ocho, pero dirigentes miles en todo el país”.

En tanto que el exministro de Energía, Amylkar Acosta, señaló a este Medio que también se retira de esta colectividad. “Renuncio al Partido Liberal, mas no del ideario liberal”, aclaró.

Explicó que “lo haré por tres razones: primero, el Partido Liberal hace rato desertó de sus principios socialdemócratas. En segundo lugar el partido se parlamentizó, alejándose de sus bases sociales. En tercer lugar el partido ha quedado reducido a ser un simple dispensador de avales y se maneja en las regiones como si fuera una franquicia, en cabeza de quienes ostentan la credencial de congresistas”.

Acosta consideró además que “el Partido Liberal dejó de ser el partido del ‘Negro Robles’, Uribe Uribe, Jorge Eliécer Gaitán, López Pumarejo y Galán”.

Según el exministro Cristo, serán unas 5.000 personas las que dejarán el partido para fundar un nuevo movimiento de tendencia liberal.

Explicó que las tres razones principales para abandonar la tolda son por la “manera apresurada y sin ningún acuerdo programático de las bases con la que el expresidente César Gaviria, director del partido, decidió acompañar al gobierno del presidente Duque”. En segundo término, porque piensa que en este momento el único lugar donde le corresponde a la colectividad estar es en la oposición. Y tercero porque les “preocupa” el silencio de la Dirección Nacional Liberal “frente a anuncios del Gobierno en torno a la penalización de la dosis mínima, la criminalización de la protesta social y los ataques a la Ley de Víctimas”.

También podría gustarte