Tenemos que poder

274

Si nos proponemos podemos vencer, ganar, triunfar, ser protagonistas de cambios y transformaciones. No podemos bajo circunstancia ni punto de vista alguno seguir teniendo como principal adversario nuestro estado mental y sentirnos, aún antes de empezar un combate, derrotados. Nos compete pensar y ser testigos de la victoria, alcanzarla. Pero no vamos a logarlo porque sí, de forma espontánea y sin esfuerzo, sino con base a un arduo trabajo, decidido compromiso, disciplina y sacrificio para que el éxito llegue. Podemos vencer. Muchos de nosotros lo han demostrado en varias actividades haciéndonos sentir orgullosos. Tenemos esa capacidad cuando nos proponemos trabajando en forma cuidadosa, abnegada, para vencer cualquier reto y alcanzar el objetivo.

Podemos hacerlo. A diario se nos presenta la oportunidad de entregar nuestro mejor esfuerzo para lograr lo que para muchos sería prácticamente imposible; sin embargo, reitero, también cada día vemos y escuchamos historias y observamos realidades que nos demuestran que sí es posible alcanzar nuestros propósitos, importando por tanto trasladar todo ese acerbo a los municipios y departamento que en adelante queremos disfrutar. Tenemos el poder de aportar y contribuir a definirlos para bien de todos nosotros.

 Estoy convencido que si como magdalenenses hacemos conciencia del valor de nuestra participación ciudadana y que mediante nuestros aportes conformaremos un departamento productivo, que mire hacia el porvenir y demuestre a todos que sí podemos, habremos sentado tanto sólidas como esenciales bases para unos mejores municipios y departamento, más competitivos, ganadores y seguros de sí mismos en rutas definitivas de progreso e integrales desarrollo social, humano y crecimiento económico.

Las cosas y asuntos no pueden seguir estando como hoy se encuentran, en lo que tenemos que estar vigilantes y atentos a que se direccionen cambios y transformaciones valederas con el sentido estricto de responsabilidad que las circunstancias demandan y ameritan, especialmente por cuanto las generaciones futuras exigirán en todo su derecho respuestas a los dirigentes de hoy, quienes deberán entregarles mejores municipios y departamento, hecho que requiere de liderazgos para llevarnos al futuro, que construya en vez de destruir y dividir. Hagamos sentir orgullosas las generaciones del mañana, sin la zozobra de que los desmanes producen y se sientan seguros de tener las condiciones adecuadas para impulsar el desarrollo municipal y departamental sin el temor que sus inversiones y su esfuerzo sean inútiles.

También podría gustarte