El agridulce avance de las vías de cuarta generación

226

El panorama no es bueno y más porque mientras el Gobierno Duque trata de destrabar la ejecución de las 4G, hay carreteras de la tercera generación de concesiones, como la Ruta del Sol 3, que apenas lleva un avance del 31 % y su construcción inició en 2011.

Por
MARÍA VICTORIA
CORREA ESCOBAR

De los 30 proyectos de concesión de Cuarta Generación (4G) que se formularon y se contrataron en el gobierno de Juan Manuel Santos, solo tres tienen un avance superior al 50 %, es más, 21 de las iniciativas reportan un progreso por debajo del 10 % y solo 17 tienen cierre financiero. Así lo reveló la Agencia Nacional de Infraestructura, ANI.

Esta radiografía no es buena y más cuando la mayoría de proyectos iniciaron hace cuatro años. Cabe recordar que las vías de Cuarta Generación buscan, según la ANI, complementar la red vial existente y conectar los centros poblados con puertos del país.

El mismo presidente Iván Duque lanzó la alerta sobre el estado en el que recibieron el paquete vial. “Hay muchos proyectos de 4G rezagados o paralizados. Algunos porque no han logrado el cierre financiero, bien sea porque se estructuraron con supuestos financieros que hoy no están, o porque han tenido problemas de licenciamiento. Mi consigna es concluir, concluir, concluir. Le he dicho al Ministerio de Transporte que tenemos que, en el primer año, destrabar todos esos proyectos y darles ejecución”.

El viceministro de Infraestructura, Manuel Felipe Gutiérrez, ratificó lo anterior e indicó que se encontró con un programa vial muy ambicioso y que hay una serie de carreteras con múltiples problemas. “Nuestra preocupación se centra en las iniciativas que no han hecho cierre financiero; es decir, no tienen un contrato de crédito de largo plazo. Esta falta de liquidez está afectando la obra. Lo que pasó, en algunos casos, fue que las concesiones arrancaron con los aportes de capital, es decir, algunos han iniciado obras sin tener el cierre”.

El viceministro dijo que hay concesiones sin avances porque que hay problemas relacionados con orden público, puntualmente en regiones como el Bajo Cauca antioqueño. A esto se le suman algunas trabas ambientales como el caso de la Perimetral Oriente de Cundinamarca y otras iniciativas con líos prediales.

 “El problema de los cierres financieros es que los contratos ya tienen retrasos, entonces, para que se puedan poner al día muchos de los concesionarios necesitan comprar plazos. Este es un mecanismo que está previsto. Lo otro es que, insisto, hay problemas de orden público. Nos hemos reunido con el Ejército y el Ministerio de Defensa y nos están ayudando a resolver los situaciones que tenemos. Por ejemplo, en la conexión norte, en el Bajo Cauca, puntualmente, en Remedios (Antioquia) ahí nos quemaron 21 equipos. Algo hay que hacer”, dijo.

Indicó que entre los contratos que encontraron bien está, por ejemplo, la concesión Cartagena-Barranquilla, con un avance de obra del 85 %. En esta concesión se inauguró el viaducto de la Virgen, uno de los más largos de Colombia con 5 kilómetros de longitud. Ya está en funcionamiento.

A pesar de esta radiografía, en el informe de gestión que presentó la ANI al finalizar el gobierno Santos no se avizora un panorama desolador. Se lee en dicho informe que, a mayo de este año, el 70% del programa 4G está en construcción y asegura que 27 proyectos cuentan con el cierre financiero ANI, definido en el contrato, la mayoría de ellos a través de cartas de crédito.

Y señalan que, efectivamente, muchos de los retrasos en las obras de infraestructura se dan por permisos ambientales, que son responsabilidad de las Corporaciones Autónomas Regionales.

El panorama no es bueno y más porque mientras el Gobierno Duque trata de destrabar la ejecución de las 4G, hay carreteras de la tercera generación de concesiones, como la Ruta del Sol 3, que apenas lleva un avance del 31 % y su construcción inició en 2011.

También podría gustarte