Aprobado ponencia de la reforma política

279

La ministra del interior Nancy Patricia Gutiérrez y el presidente del Senado, Ernesto Macías, tras la aprobación del informe de la ponencia.

Luego de casi nueve horas de discusión, fue aprobado por unanimidad en la Comisión Primera del Senado de la República el informe del proyecto de reforma política, que entre sus principales objetivos busca implementar el sistema de lista cerradas, paridad de género al interior de las mismas y financiación estatal igualitaria para todos los partidos.

 

El ponente del proyecto y senador del Partido de la U, Roy Barreras, aseguró que esta reforma no es un tema menor para el país, porque el sistema político actual es “un asco” y les pidió a sus colegas tomarse el tiempo para estudiarla, pero aseguró que si esta iniciativa se hunde en el Congreso, se pierde una oportunidad de oro.

 “Colombia no aguanta otro debate electoral corrupto en el reino de la compra y venta de voto de la extorsión colectiva. Hipócrita será el que no reconozca que en cada elección, desde el líder barrial hasta el más encumbrado senador, hay un sistema clientelar de dádivas”, dijo en su intervención Barreras.

El senador indicó que para acabar con esta compra y venta de votos, en el texto del proyecto se  propone un sistema de listas cerradas, donde las cabezas sean los mismos candidatos presidenciales de cada uno de los partidos, para que estos “arrastren” a sus candidatos al Congreso.

En este sentido, los aspirantes que no lleguen a la Casa de Nariño tendrían una curul segura en el Senado de la República, como hoy la tiene el senador de la Colombia Humana, Gustavo Petro, quien no alcanzó la Presidencia en segunda vuelta, pero que el recién aplicado Estatuto de Oposición, le dio una silla en esa corporación. Esto significa que habría que unificar las elecciones presidenciales con las parlamentarias.

Frente a esta incitativa en particular, la senadora del Centro Democrático Paloma Valencia, sostuvo que esta figura, que viene de los regímenes parlamentarios, tiene un problema y es que anula la posibilidad de coaliciones entre partidos para la presidencia o para las alcaldías. “Nadie le va a apuntar a hacer coalición con un partido que tiene el candidato con mayor fuerza y que como consecuencia, tiene todos los senadores porque mataría al minoritario”, añadió.

Germán Varón Cotrino, de Cambio Radical, sostuvo que sí apoya la lista cerrada porque ahí puede estar la solución, a muchos de los temas de corrupción que se presentan hoy en el país. De acuerdo con el senador, con este sistema se evitaría el ingreso de dineros del narcotráfico y de mafias políticas, como lo dijo Barreras.

“(…)Va a generar una facilidad enorme para que el elector pueda saber que cuando vota por una persona está haciendo ya no por la persona, sino por una ideología y por un logotipo. Esta lista lo que hace es establecer una responsabilidad política de quienes están a la cabeza”, indicó Varón Cotrino.

El senador del Polo Democrático Alexánder López, manifestó su desacuerdo con el hecho de que las cabezas de lista sean los mismos candidatos presidenciales y agregó que la reforma política en Colombia tiene que ser más a fondo, para que haya una financiación real del Estado a las campañas, que no se metan las manos del narcotráfico ni de los contratistas.

Una de las propuestas que también generó dudas al interior del Senado fue la que pide que el Senado tenga 30 curules nacionales y 70 regionales. Este punto ha generado polémica, debido a que se cree que  se estaría usurpando la función de la Cámara de Representantes, que es darle representación a las regiones.

El senador del Partido Mira Carlos Eduardo Guevara, dijo que dicha modificación permitiría fortalecer los “caudillismos” que existen en las regiones y conllevaría a que los pequeños movimientos se vean obligados a fusionarse con los más grandes. “Debería haber una apertura democrática para que todos los que hemos llegado aquí legítimamente tengamos representación”, agregó.

Guevara señaló que esta reforma política tiene que ir de la mano de una reforma electoral, profunda, que permita garantizar que quienes lleguen al Congreso se hayan ganado de manera legítima dicha posición.

Dicha observación fue apoyada por el senador Juan Carlos García, del Partido Conservador, quien dijo que es de suma importancia fortalecer la democratización de los partidos, pero que esta no se puede hacer si no va de la mano del  Estado ni de organizaciones, que actúen como una camisa de fuerza. Y añadió que no se puede poner en desmérito a los partidos pequeños porque sería una “causa democrática lamentable para la democracia”.

BOGOTÁ COLPRENSA

También podría gustarte