Desplazamiento  masivo en Ituango por combate

318

Enfrentamientos entre grupos armados ilegales sería la causa por la que al menos 300 personas, unas 100 familias, se desplazaron desde la vereda Santa Ana hasta el corregimiento de El Cedral, municipio de Ituango, Norte de Antioquia.

De acuerdo con el alcalde de Ituango, Hernán Darío Álvarez Uribe, “ayer se dio un tiroteo y la gente está muy asustada. Allá en El Cedral la gente tiene mucho temor y se están concentrando en el caserío, pues quienes están por fuera del caserío, tratan de agruparse allí para salvaguardarse”.

En esa zona delinquen el Clan del Golfo y las disidencias de las Farc, que cuentan con exintegrantes de los frentes 36 y 18 de la extinta guerrilla y que en esa zona de Antioquia están al mando de alias Ramiro o El Mocho, quién a su vez le responde a alias Cabuyo, que para las autoridades es el máximo cabecilla de ese grupo ilegal en el departamento. “Estamos reunidos en una casa, desde el Ejército nos dijeron que llegarían mañana en la mañana, pero el temor es mayor porque quién sabe quién llegue primero, si el Ejército o los otros”, señaló anoche un habitante de la zona.

La alcaldía de Ituango confirmó que ya se están realizando diferentes comités de gestión del riesgo para poder atender a los desplazados. Por su parte, el Ejército confirmó que las tropas tomarán control de la zona en el trascurso de la mañana de este viernes.

Esta zona donde se registra el desplazamiento es relativamente cerca al Espacio Territorial de Capacitación y Reincorporación (ETCR) de Santa Lucía, donde se encuentran los excmbatientes del frente 18 de las Farc, quienes dejaron sus armas tras el proceso de paz con el Gobierno.

Esta no es la primera vez que pos combates entre ilegales se registra desplazamiento en las zonas rurales del municipio. Por ejemplo, en febrero pasado, en Santa Rita también sucedió lo mismo, en las veredas La Ciénaga, San Juanillo y La Soledad, donde los desplazamientos se registraron a lomo de mula, dada la agreste topografía de la región. En ese momento, los habitantes decían que “un grupo paramilitar les dijo que se tenían que ir porque allá estaba la guerrilla”.

Lo mismo sucedió en marzo, cuando se registraron cruces de disparos entre los grupos al margen de la ley mantenían en riesgo el desplazamiento de 95 familias indígenas de las comunidades Jaidukamá y San Román, del resguardo indígena Jaidukamá.

 

El Colombiano

 

También podría gustarte