Y ahora, reforma política

Ha empezado el debate sobre la reforma política. Esa reforma tiene dos grandes áreas: los partidos políticos y el sistema electoral. Colombia tuvo hasta 1991 un régimen de partidos fundamentalmente bipartidista, con el conservatismo y liberalismo como base y algunos movimientos disidentes y efímeros, tipo MRL, a su alrededor.

La Constitución del 91 da origen a un régimen multipartidista extremo que llegó a tener más de 70 partidos, la mayoría de garaje. Hoy el régimen es multipartidista, pero moderado, con alrededor de una docena de partidos y movimientos con representación parlamentaria, sin mayorías absolutas y, por tanto, con la necesidad de coaliciones y alianzas tanto para elegir presidente como para controlar el Congreso.

Duque fue elegido por una alianza con el Centro Democrático y sectores conservadores como base, que se amplió primero a los movimientos cristianos de MIRA y Justa Libres y, en la segunda vuelta, a los demás conservadores, al liberalismo, a la U y a Cambio Radical. Esa coalición habría asegurado una muy cómoda mayoría en el Congreso, pero se prefirió un gabinete sin representación política. Esa decisión tendrá como consecuencia una muy difícil gobernabilidad hacia adelante.

La reforma deberá decidir si se quiere ahondar en el pluripartidismo o si quiere reducir el número de partidos. Si bien en teoría más partidos aseguran una mayor representatividad, en tanto al ciudadano le queda más fácil encontrar coincidencias con su visión política, las democracias más estables tienden a tener un número menor de partidos.

En donde sí debería haber coincidencias es en que las listas a los órganos colegiados como Congreso, Asambleas y Concejos deberían ser cerradas. Las listas abiertas, con voto preferente, dan más libertad al elector, que puede escoger el candidato con nombre propio que más le gusta, pero multiplican el costo de las campañas porque obligan a cada candidato a hacer una independiente que lo diferencie de sus compañeros de lista. A mayores costos, más riesgos de corrupción. Ahora, el sistema actual, que permite a los partidos escoger entre listas cerradas y abiertas, es insostenible. Los que escogen listas cerradas no pueden competir equitativamente con los de las abiertas.

Parece abrirse también un debate acerca de la conveniencia o no de un Senado nacional. La circunscripción nacional permite la proyección de nuevos liderazgos pero hace también que muchos departamentos con poca población se queden sin representación en el Senado. Además, las campañas nacionales aumentan los costos. Pero el retorno a la regionalización de la elección sería un error. Las figuras más relevantes del actual Congreso, en la izquierda y en el centro derecha, han sido elegidas con votos en muchos departamentos.

Un equilibrio, un sistema mixto, sería deseable

*Abogado

También podría gustarte