Vía libre de Duque para decomisar dosis mínima

El Jefe de Estado también se refirió a terminar con el microtráfico. “Muchos padres que padecen la tragedia de ver a sus hijos en las drogas, queremos que sepan que desde el Estado vamos a evitar que los entornos más cercanos hayan personas ofreciendo estas sustancias”, manifestó Duque.

 

La medida no penaliza la dosis mínima y es totalmente respetuosa de las libertades protegidas por las altas cortes del país y la jurisprudencia. El decreto es una medida más dentro de la estrategia de lucha antidrogas del Gobierno Nacional

 

El Presidente de la República, Iván Duque, en compañía del Ministro de Defensa, Guillermo Botero; de la Ministra de Justicia, Gloria María Borrero y de la Ministra del Interior, Nancy Patricia Gutiérrez, firmó hoy el decreto reglamentario mediante el cual se faculta a la Policía Nacional para combatir el microtráfico de drogas en espacios públicos.

Con esta medida, el Gobierno Nacional está cumpliendo su compromiso de incrementar los controles al consumo y tenencia, en espacio público, de sustancias psicoactivas prohibidas, con el único propósito de proteger de este flagelo a niños y jóvenes y mejorar la seguridad y la convivencia ciudadana.

Durante la firma del decreto, el primer mandatario de los colombianos señaló que “el microtráfico y consumo de drogas en las puertas de los colegios, en las universidades y en los parques, ha aumentado exponencialmente en los últimos años y no podemos ser indiferentes a esto. Como Gobierno tenemos la responsabilidad y el compromiso de proteger y defender a nuestros niños, jóvenes, y sus familias”.

Este decreto reglamentario al Código de Policía y Convivencia, que es una norma de naturaleza administrativa, no penal, dota a la Policía de las herramientas necesarias para confiscar cualquier cantidad de droga que un ciudadano porte en el espacio público y evitar así; que los jíbaros se camuflen en la autorización de la dosis mínima para inducir a niños y jóvenes al consumo de drogas.

La medida no penaliza la dosis mínima y es totalmente respetuosa de las libertades protegidas por las altas Cortes colombianas y por la jurisprudencia y por eso, aquellos a quienes les sea confiscada una cantidad igual o menor a la dosis mínima permitida y demuestren debidamente su condición de adictos, esta les será devuelta. Lo que se está haciendo es atender una de las mayores preocupaciones de los colombianos, dotando a los policías para que puedan combatir el microtráfico y a los jíbaros en las calles.

Por su parte, los decomisos de droga que superen la cantidad autorizada como dosis mínima será judicializada bajo la legislación vigente, lo cual está definido en la Ley 30 de 1986 “por la cual se adopta el Estatuto Nacional de Estupefacientes y se dictan otras disposiciones”. En su artículo 2, el literal ‘j’ define que la “Dosis para uso personal: Es la cantidad de estupefacientes que una persona porta o conserva para su propio consumo. Es dosis para uso personal la cantidad de marihuana que no exceda de veinte (20) gramos; la de marihuana hachís la que no exceda de cinco (5) gramos; de cocaína o cualquier sustancia a base de cocaína la que no exceda de un (1) gramo, y de metacualona la que no exceda de dos (2) gramos.”

Es importante precisar que el expendio de sustancias psicoactivas siempre ha estado prohibido y está tipificado como el delito de tráfico de estupefacientes. Por su parte, el consumo de sustancias psicoactivas o prohibidas en el espacio público está prohibido por la Ley 1801 de 2016 o Código Nacional de Policía y Convivencia.

El decreto tiene un enfoque de prevención y es una medida más que hace parte de la estrategia de lucha antidrogas del Gobierno Nacional y busca resguardar los espacios públicos de la realización de actividades ilícitas que afectan la salud y la sana convivencia de la ciudadanía. Para su implementación la Policía cuenta con todos los protocolos y procedimientos para abordar a la ciudadanía. El decomiso de droga se hará mediante un proceso verbal y si se demuestra la condición de adicto, se le devolverá la droga, si no, esta se destruye.

Además de fortalecer la lucha contra el tráfico de sustancias prohibidas en lugares como estadios, coliseos, centros deportivos, parques, centros de salud, y en general en el espacio público, la medida redundará en la disminución del consumo de drogas o sustancias prohibidas.

LOS DERECHOS DE LOS NIÑOS

Los derechos de los niños están primero, subrayó hoy el Presidente de la República, Iván Duque Márquez, luego de firmar el decreto que reglamenta el Código de Policía y faculta a las autoridades policiales para decomisar las sustancias ilegales en las calles y destruirlas.

El Mandatario recordó que el artículo 44 de la Constitución Nacional “es muy claro cuando dice: los derechos de los niños están por encima los derechos de los demás” y recalcó que esta herramienta legal y el apoyo de la ciudadanía permitirán llegar “exitosamente a una sociedad libre de drogas”.

 “Niños desde los 9, 10 y 11 años están empezando el consumo. Muchos jíbaros están situados a las afueras de los colegios. En muchos espacios públicos se consume con bastante libertinaje”, advirtió el Jefe del Estado en el acto efectuado en la Casa de Nariño.

Indicó que “esta es una causa de todos y yo espero que con esta medida nosotros le estemos diciendo a la sociedad entera: no queremos ver a las calles en zonas de tolerancia con la droga. No queremos ver a los parques convertidos en refugios de jíbaros. No queremos que consumidores

empiezan a darles mal ejemplo a los niños en el espacio público”, sostuvo.

El acto protocolario contó con la asistencia del Fiscal General de la Nación, Néstor Humberto Martínez; el Contralor General de la República, Carlos Felipe Córdoba; el Presidente del Congreso, Ernesto Macías; y los ministros del Interior, Defensa, Justicia y Salud, así como congresistas, gobernadores, alcaldes, rectores de instituciones educativas y estudiantes.

El Mandatario destacó que esta reglamentación da herramientas “a la Fuerza Pública, a la Policía, para destruir la droga en las calles de nuestras ciudades”.

Precisó que este mandato es una continuidad de una política pública generada por el gobierno anterior a través de la Ley la 1801 del 2016, que estableció el Código de Policía.

Explicó que el Código es muy claro “cuando se refiere a comportamientos que atentan contra la actividad económica, y señala en el numeral 8°: almacenar, elaborar, poseer, tener, facilitar, entregar, distribuir, o comercializar bienes ilícitos, drogas o sustancias prohibidas por la normatividad vigente, o las autoridades competentes”.

 “Hoy nosotros como colombianos, no nos podemos sentir cómodos, ni mucho menos complacientes, ni mucho menos tolerantes con una situación de aumento del consumo en las ciudades”, expresó el Presidente.

 “Vamos a enfrentar a los jíbaros, los vamos a judicializar. Vamos también a seguir facilitando la denuncia ciudadana con la línea 167 que hemos habilitado con la Policía Nacional”, agregó.

Aclaró que “no se trata de llevar a la cárcel al consumidor. Se trata de quitarle la dosis y destruirla, porque esa sustancias le hacen daño a la salud pública y les hacen daño a los niños y son sustancias prohibidas en el espacio público”.

Y notificó “que los que hoy se sienten en libertinaje en las calles, sepan que las calles no van a consumir ni van a portarla”.

Y que “muchos padres de familia que hoy padecen esa tragedia de ver a sus hijos en la drogadicción o en el consumo, sepan que desde el Estado, queremos evitar que los entornos más cercanos puedan tener personas ofreciéndoles o comercializándoles”, agregó.

Precisó que la tarea se hará con “un enfoque de salud pública, con un enfoque de protección del espacio público, con un enfoque de protección de la infancia y de la familia, y con un enfoque que tener en el espacio público un verdadero ambiente de convivencia”.

El Presidente Duque recordó que la semana pasada “130 países nos reunimos en la Asamblea de Naciones Unidas, con el liderazgo del Secretario General de la Organización de Naciones Unidas, con el liderazgo también del Gobierno de los Estados Unidos, para decir nosotros no vamos a aceptar el fracaso, como teoría, y no vamos a aceptar la adicción como el futuro de nuestras sociedades”.

Manifestó que “eso nos tiene que a nosotros motivar todos los días a que la combinación integral de herramientas nos permita reducir ese alarmante incremento del consumo en nuestro país”.

Sin embargo el Mandatario dijo que esta no es la única medida y “debe ir acompañada de muchas más herramientas que nosotros iremos reglamentando e iremos presentándole a la ciudadanía colombiana”.

Declaró que hay que empezar por las más elementales, como una gran campaña de alerta y de prevención a  través de los medios de comunicación y también con los colegios del país, para que se genere desde edad temprana el rechazo a las drogas.

 “Y hay que hacer ese ejercicio también con los padres de familia. Todos los que somos padres tenemos que asumir esta tarea como una tarea propia para transmitirles a nuestros hijos esos valores y rechazar las drogas”, expresó el gobernante.

Al finalizar, el Presidente Duque hizo un llamado a los medios de comunicación “respetando su independencia y su libertad (…) a que a través de sus plataformas,  de sus mecanismos de información, contribuyamos a ese rechazo social y colectivo a las sustancias ilegales qué tanto daño le hacen a la sociedad”.

También podría gustarte