Aguacero provocó caos vial e inundaciones en 20 barrios

El torrencial aguacero afectó la movilidad de la ciudad debido al estancamiento del agua en las principales calles y avenidas.

Las calles del emblemático Pescaíto simulaban una gigantesca piscina con basuras flotando y varios de sus habitantes sacaban agua con baldes, mientras que algunas mujeres lo hacían con escobas.

Un torrencial aguacero de casi dos horas originó estragos en distintos sectores de la ciudad y traumas en la movilidad vehicular debido al estancamiento del agua en las principales calles y avenidas.

Cuando promediaban las 4:00 de la tarde empezó a caer agua pero a cántaros y en cuestión de minutos la escorrentía empezó a anegar la Avenida Santa Rita (calle 22) que evacúa en la carrera primera sector de la Marina Internacional.

Muchas personas que transitaban por las calles del centro histórico debieron refugiarse debajo de los techos de ciertas edificaciones, mientras algunos ingresaron a los almacenes de cadena para no mojarse.

El aguacero activó la economía del rebusque en personas que ayudaban a cruzar la inundada Avenida Santa Rita ya sea en ‘burriquito’, en motocicleta, carretilla, bicicleta o con improvisado puente de tablas a cambio de unas monedas. Aunque hubo muchos clientes para las distintas opciones descritas otros prefirieron quitarse los zapatos y lanzarse al agua sin medir las consecuencias o el riesgo de pisar algún vidrio o cuchillas de afeitar que personas inescrupulosas abandonan en cualquier sitio después de practicarse un ‘maquillaje de cejas al aire libre’.

El reporte de los organismos de socorro como la Defensa Civil y de los voluntarios del Cuerpo de Bomberos de Santa Marta es que hubo afectaciones en el barrio María Eugenia y San Pablo ya que el agua arrastró mucha arena y piedras de los cerros. En la Avenida Campo Serrano los vendedores ambulantes recogieron sus mercancías mientras que el comercio formal debió cerrar temprano.

Las calles del emblemático Pescaíto simulaban una gigantesca piscina con basuras flotando y varios de sus habitantes sacaban agua con baldes, mientras que algunas mujeres lo hacían con escobas. En el sector del Mercado Público y en particular la Avenida del Ferrocarril colapsó el sistema de alcantarillado sanitario cuyas floraciones ambientaban con un desagradable aroma toda el área comercial y habitacional.

VEHÍCULOS VARADOS

Quizás el panorama más común que se presentó durante el torrencial aguacero de ayer fueron los vehículos varados en la carrera 6 y 7 con Avenida Santa Rita, en el sector contiguo al cementerio San Miguel. A pesar de la pericia por parte de los conductores el alto nivel del agua alcanzó a apagar sus vehículos y debieron empujarlos hasta la acera lo que ayudó a la parálisis del flujo vial en esta principal avenida.

Lo curioso del aguacero fue el ingenio del popular ‘Mono’ Martínez quien sacó su kayak para navegar a lo largo de la Avenida Santa Rita logrando cautivar la atención y el registro a través de las redes sociales. 

También podría gustarte