Juez deja en libertad a dos registradores y la Jefa de pasaportes de Magdalena

420

Recuperaron su libertad los registradores de Pivijay y Ciénaga, Said Sarquis y Eduardo Noguera, al igual que Kathleen Villalba, Jefa de pasaportes de la Gobernación de Magdalena, tras el show mediático que armó la Fiscalía General de la Nación con su captura.

 

La decisión judicial se produce luego que la defensa de los funcionarios lograra desestimar la tesis presentada por la Fiscalía General de la Nación sobre concierto y adulteración de documentos.

 

Tras el show mediático de carácter judicial en el que se capturó a dos registradores municipales del Magdalena y a la Jefe de la Oficina de Pasaporte de la Gobernación, la Juez 63 de control de garantías de Bogotá les decretó la libertad a los funcionarios, no sin antes hacerle serias observaciones a la Fiscalía y a Migración Colombia.

Pero además, la defensa de los tres funcionarios públicos dijo que se ´trató de un falso positivo judicial de la Fiscalía, que puso al escarnio público a tres funcionarios que son totalmente ajenos a las imputaciones que se le hicieron´.

Como consecuencia de la decisión judicial recuperaron inmediatamente su libertad los registradores de Pivijay y Ciénaga, Said Sarquis y Eduardo Noguera, al igual que Kathleen Villalba, Jefa de pasaportes de la Gobernación de Magdalena, que fueron señalados por haber supuestamente participado en la expedición de documentos colombianos a tres extranjeros.

La sólida defensa de los funcionarios públicos desvirtuaron todo lo señalado por la Fiscalía al comprobarse que los ciudadanos extranjeros, objeto de investigación, nunca ingresaron al país por tierra, aire o agua, de acuerdo con el reporte presentado por Migración Colombia.

Así mismo, la defensa demostró que los extranjeros, al parecer de nacionalidad sirio – libanesa, registraron su documentación en la Registraduría de Cartagena (Bolívar) en el año 2016, documentos que fueron pos grabados en la Registraduría de Pivijay (Magdalena), donde recibieron un registro que quedó consignado en la base de datos nacional, con el que podían tramitar cualquier documento de identidad

Seguidamente, se dirigieron hasta el municipio de Ciénaga para sacar contraseñas, donde el registrador Noguera descubrió una irregularidad, la cual fue denunciada en su momento, pues esa documentación no fue firmada por él, ni mucho menos la cédula que los ciudadanos obtuvieron, la cual es falsa, porque fue expedida en 2006, 10 años antes de los tramites iniciales.

El fallo judicial se produce después que la defensa lograra durante la audiencia del sábado desestimar, con elementos de prueba, la tesis presentada por la Fiscalía General de la Nación, la cual solicitó la medida de aseguramiento intramural contra los indiciados, mientras la investigación continúa su curso.

De acuerdo con lo expresado por el abogado Álvaro Escobar Gil, “el ente acusador no demostró una inferencia razonable en el caso, que es un falso positivo  más de la Fiscalía General de la Nación. Vamos a revisar todo lo actuado porque se ha expuesto de manera injusta la moral, la honra y el buen nombre de tres personas honestas”, dijo.

También podría gustarte