Bolsonaro se acerca a Presidencia de Brasil

287

Algunos analistas se preguntan incluso si el pleito no quedará resuelto ese mismo día, sin necesidad de segunda vuelta, una hipótesis en la que hasta ahora solo Bolsonaro y sus más fieles acólitos evocaban con convicción.

El ultraderechista Jair Bolsonaro tuvo un incremento sorprendente de intenciones de voto en los sondeos para las presidenciales del próximo domingo que, de confirmarse, lo dejaría a un paso de la presidencia de Brasil.

 

Algunos analistas se preguntan incluso si el pleito no quedará resuelto ese mismo día, sin necesidad de segunda vuelta, una hipótesis en la que hasta ahora solo Bolsonaro y sus más fieles acólitos evocaban con convicción.

“Si tuviera que dar un pálpito ahora, diría que es poco probable que [Bolsonaro] gane en la primera vuelta. La semana pasada hubiera dicho que era imposible, pero hoy no diría eso”, afirma Sergio Praça, profesor de ciencias políticas de la Fundación Getúlio Vargas (FGV).

Bolsonaro, que desde hace semanas lidera las intenciones de voto de la primera vuelta, tuvo un incremento de cuatro puntos porcentuales en la última semana y llega a 31% en una encuesta de Ibope y a 32% en otra de Datafolha. 

Su más inmediato seguidor, Fernando Haddad, del Partido de los Trabajadores (PT, izquierda) se estancó en 21%.

Pero las proyecciones de votos válidos (excluyendo los votos en blanco, los nulos y las abstenciones) dan a Bolsonaro un 38% frente a 24% para Haddad. Aún lejos, pero menos, del horizonte de la mitad más uno de los votos válidos requeridos para ser electo en la primera vuelta.

Los analistas atribuyen el avance del voto ‘bolsonarista’ al odio visceral que despiertan en una parte del electorado el PT y el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, encarcelado por corrupción pasiva, que designó a Haddad como su sustituto.

“Muchos electores de Bolsonaro nunca vieron su programa ni sus propuestas, solo votan por rabia contra el PT”, afirma Geraldo Monteiro, director del Centro Brasileño de Estudios sobre la democracia, de la Universidad del Estado de Rio de Janeiro (Cebrad/UERJ).

Monteiro ve además el empuje de Bolsonaro como un paradójico contragolpe de las manifestaciones masivas de mujeres que el sábado pasado salieron a las calles al grito de “Él No”, para pedir que los brasileños impidan la llegada al poder del excapitán del Ejército, conocido por sus declaraciones misóginas, homófobas y racistas.

RÍO DE JANEIRO, AFP

También podría gustarte