Occidente acusa a Rusia de una vasta ciberconspiración

Varias potencias occidentales acusaron a Rusia de orquestar ciberataques mundiales, incluido uno a la sede de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) en Holanda, país que expulsó a cuatro espías rusos.

El Departamento de Justicia estadounidense anunció la imputación de siete presuntos miembros de la inteligencia militar rusa, el GRU, por una campaña global de ciberataques contra sectores deportivos, una agencia internacional y una firma especializada en energía nuclear.

 

Poco antes, las autoridades holandesas anunciaron que habían expulsado a cuatro agentes rusos del GRU en abril, después de que intentaran llevar a cabo un pirateo de la OPAQ, con sede en La Haya.

En aquel momento, la organización analizaba un presunto uso de armas químicas en Siria, que los países occidentales atribuyeron a las fuerzas del régimen sirio, respaldado por Moscú; y el envenenamiento con una sustancia neurotóxica del exespía ruso Serguéi Skripal en Inglaterra, del que Londres acusó también a Rusia.

La operación policial en Holanda contó con la ayuda de Reino Unido, que también acusó este jueves a la inteligencia militar rusa de algunos de los principales ciberataques realizados en el mundo en los últimos años.

INACEPTABLES ACTIVIDADES

“Con la operación expuesta hoy hemos arrojado nueva luz sobre las inaceptables actividades cibernéticas del servicio de inteligencia militar ruso”, afirmaron en un comunicado conjunto la primera ministra británica, Theresa May, y su homólogo holandés, Mark Rutte.

El jefe de los servicios de inteligencia holandeses, el general Onno Eichelsheim, identificó a los cuatro hombres como Oleg Sotnikov, Alexéi Morenets, Alexéi Minín y Yevgueni Serebriakov, y confirmó que llegaron a Ámsterdam el 10 de abril con pasaportes diplomáticos rusos.

Un día después, alquilaron un Citroen y realizaron un reconocimiento en torno a la sede de la OPAQ, vigilados todo el tiempo por la inteligencia holandesa. Dos días más tarde, estacionaron en el aparcamiento de un hotel cercano a la sede del organismo, desde donde tomaron fotos, explicó Eichelsheim.

Los servicios holandeses neutralizaron después a los cuatro rusos y encontraron en el vehículo equipos electrónicos para interceptar la red wifi y los códigos de acceso de la OPAQ, así como un tique de taxi desde el cuartel del GRU en Moscú hasta el aeropuerto Sheremétievo de la capital rusa. 

La computadora portátil de uno de los cuatro tenía signos de conexiones a redes de Brasil, Suiza y Malasia, en este caso en relación con la investigación del derribo del vuelo MH17 en Ucrania en 2014.

La OPAQ confirmó en un comunicado que “desde principios de 2018” ha constatado “un aumento de las actividades relacionadas con la ciberseguridad”. 

LA HAYA AFP

También podría gustarte