“El Liceo Celedón hoy se levanta próspero y renovado”: Exrector

José M. Granados, exrector de la institución.

El licenciado José Mario Granados dijo que se lleva la más gratificante de las experiencias de vida, porqhe crecido a la par de mi querido Liceo como ser humano y como profesional, Gracias Familia por ser siempre mi apoyo y sobretodo mi cómplice en esta aventura.

 

‘‘Hoy el Liceo Celedón se levanta próspero y renovado, apostándole a la calidad apoyado desde la unidad de su comunidad en la academia, la sana convivencia y con la convicción indeclinable de no retroceder en sus procesos de mejoramiento’’. Con estas palabras el exrector José Mario Granados Mendoza se despidió agradecido de sus estudiantes, profesores y padres de familia.

A pesar de las manifestaciones pacíficas para exigir su permanencia en la institución educativa, los liceístas aún esperan la llegada de la nueva rectora, licenciada Gloria Larios.

El exrector asegura que se retira sin resentimientos en su corazón pero sí con una inmensa gratitud hacia todas aquellas personas que no dudaron en sus apuestas por una recuperación y renacer del Liceo Celedón, una realidad que muchos desde el fondo de sus corazones creyeron que fuera posible y que íntimamente ayudaron a liderar.

Granados afirma que cierra un capítulo más de su vida laboral, y que hoy Dios y la vida le han demostrado que así debía ser y en obediencia acató y cumple su voluntad.

‘‘Hoy le doy gracias a Dios por permitirme servir desde la Rectoría del Glorioso Liceo Celedón a una Comunidad Educativa tan necesitada de afecto, respeto y trabajo. Señor se que no te he fallado. Agradezco a quienes confiaron en mí para tan honrosa designación; de entre muchos fui escogido para liderar el rescate de la Institución más representativa de la Educación de este país y los resultados en algo más de 23 meses me dicen sin falsas modestias que tampoco les fallé. Hoy, toda Santa Marta sabe que el Liceo Celedón no está muerto, por el contrario está más vivo que nunca, les entrego una comunidad educativa que sin excepción en todos sus estamentos vibra y está ansiosa de recuperar la dignidad que el olvido de la clase política y la corrupción junto con la mirada indolente de una sociedad que solo contemplaba la debacle que se avecinaba intentó arrebatarles’’, recalcó.

Al hacer un rápido balance de su gestión de casi dos años Granados reconoce que el Liceo Celedón se levanta próspero y renovado, apostándole a la calidad apoyado desde la unidad de su comunidad en la academia, la sana convivencia y con la convicción indeclinable de no retroceder en sus procesos de mejoramiento.

‘‘Me llevo la más gratificante de las experiencias… no laboral sino de vida, he crecido a la par de mi querido Liceo como ser humano y como profesional, Gracias Familia por ser siempre mi apoyo y sobretodo mi cómplice en esta aventura aún a costa del sacrificio del tiempo compartido y los proyectos aplazados. Gracias Guillermo Puello, maestro en la amplia extensión de la palabra, gracias compañeros docentes, inquietos y tenaces, gracias estudiantes saben que se quedan con una parte de mi corazón y yo me llevo una de todos ustedes, gracias padres de familia, aguerridos luchadores de los derechos de sus hijos, gracias a mi personal administrativo, gracias por su apoyo y su amistad, gracias egresados por trasmitirme la mística de lo que significa ser un Liceísta y gracias a todos y cada uno de los que durante estos casi dos años se sumaron a la causa de recuperar nuestro Liceo Celedón el parte de hoy es un: Lo Logramos’’.

Al referirse a las manifestaciones lideradas por los distintos estamentos académicos para exigir su permanencia en la institución, Granados agradeció públicamente a quienes durante estos días se sobrepusieron a la indiferencia, al orgullo y a la conveniencia para espontáneamente brindarle su respaldo y ratificar su amistad.

‘‘Muchas gracias por no dejarme sentir ‘La soledad del rector’, sepan que fueron vitales para no quebrarme en el momento más difícil. Hoy, me siento orgulloso de lo que he conseguido, de dejar una huella imborrable en un proceso pero sobre todo, en la vida de tantas personas; hoy me siento más fortalecido que nunca, con la frente en alto y vislumbrando un futuro que en cumplimiento de la promesa de Dios estará lleno de las bendiciones que se reservan a los grandes guerreros’’, puntualizó el exrector José Mario Granados Mendoza.

También podría gustarte