50 niños y jóvenes de la Ensenada Olaya Herrera visitaron el Acuario

Los niños y jóvenes de la Ensenada Olaya Herrera estaban felices y contentos con la visita que realizaron al Mundo Marino de El Rodadero por invitación de la fundación Terlica del Grupo Daabon.

 

 

Los visitantes pudieron contemplar tortugas marinas, tiburones, garzas, pelícanos, mantarrayas, anguilas y una variedad de peces. En sus rostros se reflejaba la alegría ante la emoción de poder tocar al tiburón gato o ver volar al pelícano.

 

Una verdadera tarde de alegría, integración familiar y de contacto directo con la biodiversidad que posee Santa Marta fue la que vivieron 50 niños y jóvenes de la Ensenada Olaya Herrera que visitaron ayer el acuario Mundo Marino de El Rodadero.

Y esa experiencia fascinante para todos ellos fue posible gracias a la invitación de la fundación Terlica del Grupo Daabon a través de su proyecto de sensibilización

Según Amparo Mejía, coordinadora social de Terlica, con la visita a las instalaciones del Acuario Mundo Marino se busca sensibilizar a los infantes para que reconozcan algunas especies de fauna que se encuentran en el planeta y la importancia de su cuidado y preservación.

Comentó que la escogencia de los niños y jóvenes se realiza a través de los líderes comunales de los sectores vecinos donde opera la compañía Terlica. La dirigencia comunal se encarga de hacer unas visitas a los colegios públicos y se hace una selección en aras de permitir a los infantes una tarde ecológica y recreativa.

‘‘Considero que esta es una bella oportunidad de integración ya que los niños y jóvenes vienen acompañados de sus padres o algún familiar. Lo realmente más impactante es que la gran mayoría no conocía este Acuario y todas las especies que en él se encuentran, para ellos esta tarde resulta una ocasión inolvidable y muy edificante para sus vidas’’, recalcó la coordinadora social de Terlica.

De acuerdo con lo informado, esta actividad de visita al Acuario Mundo Marino se realiza dos o tres veces al año y se va rotando para involucrar a los distintos barrios que están ubicados alrededor de la compañía.

Durante la tarde de ayer los niños, jóvenes y padres de familia que visitaron el Acuario Mindo Marino pudieron contemplar tortugas marinas, tiburones, garzas, pelícanos, mantarrayas, anguilas y una variedad de peces. En sus rostros se reflejaba la alegría ante la emoción de poder tocar al tiburón gato en el instante de su alimentación o ver volar al pelícano.

Por su parte Carmen Suárez, tía de uno de los niños que llegó al Acuario, se mostró agradecida con el grupo Daabon por esa invitación ya que ella no conocía ese maravilloso lugar. ‘‘Es la primera vez que vengo a este hermoso sitio y he querido asombrada al ver las enormes tortugas marinas, los tiburones, los peces y todas las especies que aquí se cuidan y protegen. Esto es una gran bendición de Dios que vale la pena, hay que venir para poder vivir una experiencia maravillosa’’, anotó doña Carmen.

También podría gustarte