A vencer el estigma de la violación

En un templo sagrado de la minoría yazidí de Irak, el conocido ginecólogo congoleño Denis Mukwege elogia al jefe religioso de esta comunidad, perseguido por los yihadistas por haber prohibido estigmatizar a las mujeres usadas como esclavas sexuales por el grupo Estado Islámico (EI). Los yazidíes, una minoría de habla kurda adepta a una religión esotérica monoteísta, fueron blanco en Irak del odio de los yihadistas que emprendieron contra ellos una campaña calificada de “genocidio” por la ONU. En 2014, el Estado Islámico mató a miles de yazidíes en su bastión del monte Sinjar y secuestró a miles de mujeres y adolescentes para convertirlas en esclavas sexuales. El doctor Mukwege viajó a Irak invitado por Yazda, una ONG creada en 2014 para ayudar a las yazidíes traumatizadas.

 

 

 

También podría gustarte