Crisis en el Gobierno, renunció el gabinete

248

Lourdes Peña, alcaldesa encargada del municipio de Ciénaga recibió la renuncia protocolaria de funcionarios de su despacho.

Funcionarios de la Alcaldía Municipal de Ciénaga, presentaron su renuncia protocolaria ante la alcaldesa encargada Lourdes Peña, quien está en libertad de hacer los cambios pertinentes en las dependencias del despacho.

 

Los funcionarios de alto rango que ya presentaron la renuncia son: los Secretarios de Despacho, Asesores de la Administración Municipal y el Gerente del Instituto Descentralizado (Intraciénaga).

En la ciudad de Ciénaga se especula que luego de esta masiva renuncia de funcionarios del gabinete administrativo, se harán cambios sustanciales, en razón de que se avecina un debate electoral. Hay que recordar que varios de los funcionarios que vienen acompañando a la administración desde sus inicios, recibieron con sorpresa la solicitud de la mandataria municipal, luego de haberse superado la crisis con el alcalde titular  Edgardo Pérez Díaz. Sin embargo, ya se habla en distintos escenarios de la política local que en esta oportunidad habrá cambios y no “rotación” en importantes cargos de la Alcaldía.

Actualmente se desconoce quiénes serían relevados de sus funciones al frente de las distintas dependencias municipales. Lo cierto es que queda a discreción de la mandataria los cambios en su equipo de trabajo.

La solicitud de renuncia protocolaria es una prerrogativa de la Alcaldesa, en todo caso que sus funcionarios principales (Secretarios y Jefes de Oficina) son de libre nombramiento y remoción.

RENUNCIAS PROTOCOLARIAS

De acuerdo con el pronunciamiento, las renuncias protocolarias se producen por la voluntad inequívoca del funcionario de dejar en libertad al nominador para reorganizar la dependencia respectiva, designando a las personas que, a su juicio, sean las más idóneas para el ejercicio del cargo.

En el mismo sentido, esta conducta por parte de la Administración se acostumbra a realizar más como un acto de cortesía, para no hacer uso de la facultad discrecional de la que se encuentra investido el nominador, sobre todo cuando se halla frente a un empleado que no goza de fuero de estabilidad.

También podría gustarte