Teatro para la primera infancia

Aunque su propuesta fue creada para público de la primera infancia, niños entre los seis meses y tres años de edad, los padres y los hermanos mayores, suelen terminar seducidos por ‘Nido’, la propuesta de la compañía de teatro español Teloncillo, inspirada en poemas de Carlos Reviejo y Gloria Fuertes.

Desarrollada por Ana Gallego y Ángel Sánchez, ha sido una de las obras que más ha llamado la atención dentro del público de la edición número 50 del Festival Internacional de Teatro de Manizales, que por estos días se desarrolla en dicha ciudad.

Teloncillo lleva más de diez años de trabajo especializado en teatro para la primera infancia. “Desde aquella época que en España era completamente desconocido este tipo de teatro, incluso para nosotros, pero se ha convertido en una fuerza imparable que ha hecho que compañías y teatro de renombre y recorrido, ya tengan dentro de su programación, montajes para público de primera infancia”, comentó Ana Gallego.

Con esta obra no han parado de realizar temporadas en España y viajar por el mundo, logrando reconocimientos tan importantes como la mejor propuesta de Feten en 2014, o finalista en los premios Max, uno de los máximos galardones del mundo del teatro.

“Llegamos a ser finalistas de estos premios entre cientos de propuestas, de todos los géneros. Para nosotros fue un triunfo porque mostró la importancia y la necesidad que existe de tener más propuestas para este tipo de público. Permite el interés de distintas compañías, de diferentes escenarios, y cada vez más padres, entienden la importancia de llevar a sus hijos de estas edades al teatro”, comentó Ángel Sánchez, miembro de Teloncillo.

También es una gran oportunidad de desarrollar un trabajo de generación de público, porque, al menos en España, estos artistas han visto como las nuevas generaciones se han alejado de los teatros y suelen solo asistir a los montajes internacionales de gran formato.

“Los padres ven de inmediato cómo sus niños, en su mayoría, logran mantener la atención y una concentración hasta por más de 35 minutos en la obra, lo cual les sorprende, porque muchos no lo habían logrado en sus casas. Por eso, es un público que regresa, que busca nuevas opciones de teatro, con muchos niños que a los diez años, fácilmente han visto más de 50 obras de su vida, lo que sin duda les da unas herramientas únicas para su vida”, continuó Ángel.

Usan escenarios de teatro, pero también espacios no convencionales, porque siempre terminan rodeados de ese público, con quienes juegan con el arte del color y la magia, con la cual, durante las últimas semanas, han estado recorriendo Colombia, participando en cinco festivales, siendo el Festival Internacional de Teatro de Manizales, su siguiente estación.

Ya pasaron por Cartagena de Indias en Titirifestival, luego por Medellín y Popayán, para finalizar este fin de semana en el Festival de Títeres Manuelucho, en Bogotá.

Con este espectáculo lleno de canciones, poemas, sonidos, trinos de pájaros y música de curiosos instrumentos con una atractiva puesta en escena, llena de color, llegaron a las rancherías de la comunidad indígena Wayuú. “Llegamos a personas que no sabían castellano (español) lo cual nos preocupó un poco, pero la obra está hecha más para emocionarse y sentimos conexión con el público”, afirmó Ángel.

Aunque ‘Nido’ es su más reconocido y elogiado montaje, no es el único que han realizado para público de primera infancia. Esta compañía trabaja constantemente en nuevas obras, y ya preparan un nuevo montaje que tendría como eje central a Caperucita.

 

También podría gustarte