Renuncia cardenal de EE.UU. por encubrir abusos sexuales

Donald Wuerl, arzobispo de Washington, acusado de encubrir a curas pederastas.

El papa Francisco aceptó la renuncia del prominente cardenal estadounidense Donald Wuerl, arzobispo de Washington, acusado de encubrir a curas pederastas.

 

El purpurado, de 77 años, había anunciado en septiembre su intención de presentar su renuncia tras la publicación del informe de Pensilvania sobre la pederastia, por lo que había consultado al papa sobre su futuro.

El cardenal Donald Wuerl es acusado de negligencia frente a los actos de curas pederastas en Pensilvania (noreste de Estados Unidos), donde fue obispo de su ciudad natal de Pittsburgh entre 1988 y 2006.

Una investigación de los servicios del fiscal de Pensilvania, publicada en agosto, reveló abusos sexuales especialmente sórdidos llevados a cabo durante décadas por más de 300 “curas predadores”. 

Más de 1.000 niños fueron víctimas de sus actos, encubiertos por la iglesia católica en ese estado, según la investigación. 

En el informe final, redactado por un jurado popular, el cardenal Wuerl aparece citado en numerosas ocasiones como uno de los responsables eclesiásticos que contribuyeron a silenciar el escándalo.

El cardenal se defendió en un comunicado, asegurando que el informe demostraba que había “actuado con diligencia, en el interés de las víctimas y para evitar nuevos abusos”.

Sus defensores destacaron que sancionó a algunos curas y que incluso opuso resistencia a una orden del Vaticano para restablecer las funciones de uno de los curas pederastas.

Pero el fiscal general de Pensilvania, Josh Shapiro, lo acusó de mentir. “Muchas de sus declaraciones tras el informe del gran jurado son directamente contradictorias con los documentos internos de la Iglesia y los archivos secretos. Sus declaraciones engañosas se suman a los esfuerzos de disimulación”, consideró.

Antes de la publicación del informe de Pensilvania, la iglesia católica estadounidense ya se había visto sacudida por la renuncia, a finales de julio, del cardenal Theodore McCarrick, de 88 años y exarzobispo de Washington, debido a las acusaciones de abuso sexual a un adolescente en los años 1970.

El sábado pasado, el papa anunció una esperada investigación en profundidad de los archivos del Vaticano para arrojar luz sobre el excardenal Theodore McCarrick.

La decisión del papa argentino ha sido la primera respuesta a las alegaciones del ex nuncio en Estados Unidos, Carlo Maria Viganó, quien en agosto llegó a pedir la renuncia de Francisco y de otros miembros de la curia por haber encubierto al cardenal McCarrick.

 CIUDAD DEL VATICANO AFP

También podría gustarte